22 jun. 2013

GUSANOS DE SEDA

13 de Junio del 2013



Un estudio reciente efectuado por la organización Habana Consulting Group, publicado en su sitio “web”, y dado a conocer por periódicos, demuestra que en el presente las remesas de cubanos en el extranjero constituyen en cuantía el mayor sostén económico para la tiranía Castrista.    En el año 2012 el monto en dólares fue de $2,605 millones, sin contar los envíos materiales como ropa, alimentos, efectos electrónicos, etc., que sumados a lo anterior aumentaría esta ayuda a los $5,105 millones.    Comparen esto con la industria azucarera que devengo unos $391 millones el mismo año.    Este grupo de economistas, bilingües y de muchas nacionalidades, obtienen muchos datos de Cuba, cifras que son prácticamente imposibles de obtener por vías oficiales.     El estudio no hace conclusiones de orden político, puesto que su objetivo es ofrecer un centro de información para los que en el presente o el futuro tengan necesidad de tener números reales hacia un propósito personal, como un viaje a la isla, o una ambición empresarial.    Su Presidente, Emilio Morales Dopico, si menciono en una entrevista los diferentes intereses de los que llegan ahora a este País con los que lo hicieron antes.    La política de este País ha estimulado los viajes, y el aumento de la ayuda a familiares, el incremento de las entradas a Cuba, es evidente desde el comienzo de la administración Obama.    Mucho se critica a los que, como mi persona, no viajamos a Cuba y/o resentimos que otros mantengan el sufrimiento de un pueblo por simple interés personal.    Se nos dice inhumano y se nos acusa de carecer sentimientos familiares.    Esta falta de comprensión es resultado de haber vivido distintas experiencias.    Nosotros fuimos, y a mucha honra, “gusanos”, y si sufrimos perdidas materiales y/o espirituales fue por un esfuerzo de sacrificio.    Esta acción, es muy desagradable, pero se hace por obligación y altruismo.    Este dolor se sufre por un ideal, en nuestro caso la libertad de un pueblo.    Dichosos  nosotros que tuvimos la suerte de no pagar el máximo sacrificio de nuestras vidas o años de tortura y prisión como muchos de nuestros familiares y amigos.    En el presente los Castro, imitando a la antigua China, cría nuevos seres “gusanos de seda”, que en una gran proporción no conocen, ni aspiran a libertad, y solo buscan sobrevivir.    En su malvada habilidad, el Castrato utiliza a sus ciudadanos esclavos como productores de divisas para aliviar el resentimiento civil hacia ellos.    Estos inmigrantes tienen la suerte que gozan de leyes como la del ajuste cubano, que les da privilegios de entrada negadas al resto del mundo.    Esta preferencia injusta tiene que acabar puesto que solo discrimina a los que tienen el mismo objetivo de vivir mejor y poder ayudar a los seres queridos que dejaron atrás.    Los verdaderos perseguidos políticos no deben tener interés, si son sinceros y dispuestos a un sufrimiento, en regresar a  Cuba y/o ayudar a seres queridos, puesto que el que huye y/o resiste una tiranía solo regresa cuando el motivo de su salida se elimina.    No existe lógica para sostener un régimen como el de Cuba con la “seda” de las remesas y no a Países democráticos como Colombia, Méjico, Brasil y demás.    El cambio en Cuba será lento pero es inexorable.    Tiene que evolucionar desde el interior del País y con la voluntad del pueblo.    La mejor ayuda en vías de un cambio hacia una Democracia, sería el dejar de facilitar su permanencia con esta ayuda externa.

Fernando J Milanés MD

No hay comentarios:

Páginas