23 feb. 2015

¡Cuba!, ¿quo vadis?

02/22/2015 5:00 PM 
 02/22/2015 10:00 PM
La prensa mundial le dedica mucha cobertura a Cuba. El país suscita amplio interés, a pesar de no ser grande ni en población ni en superficie. Parece que la siguen considerando llave del Golfo o mucho más.
Ante la pregunta, “Cuba, ¿adónde vas?”, algunos desearían que Cuba pudiese retroceder en la máquina del tiempo a épocas anteriores al 1959.
La nostalgia pre-castrista encuentra explicación en dos perlas del refranero: “Cualquier tiempo pasado fue mejor” y “Cada cual cuenta de la fiesta como le fue en ella”.
Muchos solamente recuerdan lo positivo. Hay estadísticas innegables sobre el progreso que alcanzó Cuba en las profesiones, las artes, la industria y el comercio. Pero también había cubanos que no participaban de la bonanza. Muchos isleños malvivían en la pobreza, especialmente en las zonas rurales y algo también en las ciudades. Los mendigos, conocidos como limosneros, formaban parte del paisaje urbano. La discriminación racial levantaba ronchas, y se ha mantenido solapadamente bajo la Revolución.
No se puede explicar el afianzamiento de Castro en el poder, incluso después de haberse quitado la máscara para mostrar su rostro marxista leninista, sin el apoyo de un número considerable de cubanos insatisfechos con la Cuba de entonces.
Hoy hacen falta cubanos dentro y fuera de la Antilla Mayor que a la pregunta, “Cuba, ¿quo vadis?”, respondan que tras 56 años de comunismo no se puede desandar el reloj. Se necesita creatividad, visión de futuro. Debe diseñarse un proyecto “Cuba Siglo XXI”, que no sea ni ultraderechista ni comunista ni caudillista. Los protagonistas del cambio o transición deben guiarse por el ideal martiano, “con todos y para el bien de todos”. ¿Los hay dentro y fuera de Cuba? Ésa es pregunta de otro costal.
EDUARDO M. BARRIOS, S.J.
MIAMI

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/cartas/article10683140.html#storylink=cpy

20 feb. 2015

EL PERIODISMO ENEMIGO DEL RACISMO

El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama interactuan con la camarera Kitty Casey durante el Desayuno Nacional de Oración en el Washington Hilton en Washington , DC , 05 de febrero de 2015.  Foto oficial de la Casa Blanca tomada  por Pete Souza
El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama interactuan con la camarera Kitty Casey durante el Desayuno Nacional de Oración en el Washington Hilton en Washington , DC , 05 de febrero de 2015. Foto oficial de la Casa Blanca tomada por Pete Souza
Por José L. Martel
La libre expresión es una forma de decir lo que piensas, opinas y discrepas. Lo que deseas comunicar siempre guardando la ética del respeto dentro de la moralidad requerida. El periodismo es uno de las mejores vías para desarbolar, mostrar y manifestar esa expresión abierta, justa y verdadera. La ofensa, maltrato e insulto son métodos impropios considerados falta de respeto y de consideración. Se descalifica dentro de la ética del comunicador ya que su trabajo es decir lo que siente y percibe sin insultos utilizando injuriosas frases.
Todo sabemos que dentro de los países cerrados a la democracia es nula la libertad de expresión ya que se vive encerrado en un poder absoluto y totalitario. Los medios de prensa controlados por el que manda y controlada la vida del ciudadano en general. Le llamamos arbitrarios, totalitarios, monárquicos, dictatoriales y tiránicos. El control de los medios son totalmente absolutos y subyugada la vida del ciudadano sometida a la centralización de todos los poderes del estado en mano de una sola persona o grupo reducido dispone de todo el mando e impone el modo de vida que sirve para despojar a cada persona de sus herramientas de discernir, pensar, obrar y actuar libremente. El sistema nos convierte en esclavos y simples marionetas de sus antojos.
Pero que pena nos da cuando en plena sociedad civil vemos un grupo de personas que como dice el amigo José M. Burgos en su trabajo “Opina sin ofender” denuncia a todo aquel que se esmera para imponer sus criterios de forma omnipotente sin darse cuenta que dentro de una sociedad libre utiliza esa forma incivilizada de expresión no por eso sea condenable sino estar fuera de la ética profesional en el caso de las comunicaciones. No solamente alzando la voz insultante e hiriente logramos callar las libertades que el individuo posee sino que, en la mayoría de los casos solo tratamos de ridiculizar su transparencia con frases obscenas y fuera de lugar.
Existen personajes cultos e ilustratados que expresan un lenguaje soez, vulgar y ofensivo para exponer sus puntos de vista. Utilizando términos discriminatorios de raza, sexo, credo y religión para aquellos leemos sus contenidos y optamos por apartar sus relatos de nuestras acostumbradas lecturas. No quiero decir sus nombres ni demás credenciales por prudencia y menos decir donde publican sus trabajos. Muchos hemos comentado esas faltas de pudor de sus expresiones vanas y huecas cuando se trata del respeto al ser humano. En su mayoría son escritores instruidos de algún renombre pero carentes del sentido ético, profesional de una buena educación.
Aquí en Miami tienen cobertura en las páginas de periódico que se edita y donde al mismo tiempo escriben excelentes figuras reconocidas dentro del periodismo local, nacional e internacional. Pero siempre tenemos excepciones de esas personas que utilizan en sus contenidos ese vocabulario es vulgar con manifestaciones racistas adornadas de malas palabras y oprobios que la ética periodística no comparte y a mi juicio conlleva a una falta de respeto a la verdadera y justa libertad de expresión.
La Moral y Cívica es la cualidad optima del comunicador de llegar al lector sin ofensas e insultos. Observar buenos modales al escribir nos hace ser respetados por todos. Para descalificar al enemigo y decir nuestras verdades en su cara no es necesario utilizar malas palabras obscenas, oprobios y formas groseras de expresión. La educación viene del hogar, de la familia y del contorno donde nos desenvolvemos, donde aprendemos el mejor comportamiento. Sabemos que las escuelas nos enseñan conocimientos y realmente son el centro del aprendizaje de sabiduría, conocimiento y vocación y lo mejor de toda la base de una instrucción docente.
Estados Unidos es una nación formada en las virtudes del respeto al ser humano por tanto un país de leyes con una historia de luchas donde tiene una Constitución que es ejemplo del mundo civilizado. Es el país mas poderoso del universo no solamente por sus fuerzas armadas tecnológicamente equipadas y perfeccionadas con todos los mejores adelantos, sino por su composición de estado con tres poderes de gobierno que son ejemplo de la justicia social para todos sus ciudadanos donde prevalece la prudencia y el honor del ser humano. Es admisible la crítica y la inconformidad sin emplear la ofensa contra el gobernante de turno sin emplear la ofensa moral a su persona y a su familia. No importa que no te guste su forma de actuación utiliza la critica constructiva sin ofender su moral y la de su familia, eso esta penado por las leyes de la Constitución.
Por primera vez el pueblo de Estados Unidos ha elegido por dos términos seguidos a un presidente afroamericano. La mayoría del pueblo estadounidense no condena el racismo batalla ganada desde la liberación de esclavos por Abraham Lincoln y las luchas de desagregación racial lideradas por el Reverendo Martin Luther King Jr.. Es mas que sabido, sobre todo si somos cubanos, que la mezcla de persona negra con blanca la catalogamos como mestizo (mulato). Aquí en Norteamérica se le califica raza afroamericana. En el caso específico del presidente Obama no es una excepción. Su progenitor negro africano y su madre blanca engendra a un mestizo de color cobrizo que a mi entender en Cuba y España lo describiríamos como un “mulato de pelo malo”.
Sin otra cosa que aportar dejo a cada cual opinar a su manera y espera que sea con la debida compostura de persona civilizada, ajena al extremismo morboso y si con el respeto, dignidad y ejerciendo la verdadera libre expresión del ser humano justo, respetuoso y comprensivo.
Miami, Florida, USA/ josemartel552@yahoo.com

Páginas