23 jun. 2013

LA PATRIA SUCIA       
23 de Junio del 2013-06-23

Si pensábamos que las declaraciones del jefe ilegitimo de Venezuela, Nicolás Maduro se llevaba el premio de hablar tonterías, nos equivocamos.    Las visiones de Chávez convertido en pajarito y sus conversaciones con el intelectualmente limitado nuevo dictador del País, quedaron atrás en comparación con las declaraciones del canciller Jaua, un cercano colaborador de Maduro.    Según este buen Sr., la enorme escasez de los productos más básicos es solo un precio que se debe pagar por la patria.    El pasar hambre y vivir en suciedad y miseria no “se toma en cuenta para evaluar el bienestar de una sociedad”.    Este sacrificio, puntualiza el, es pequeño comparado “con el valor de tener patria”.    Jaua explica a su manera el concepto de patria como “conciencia, humanidad”, añadiendo que es “preferible tener patria que papel higiénico”.    El tergiversar el significado de patria al igual que el de justicia social no es nuevo para los regímenes dictatoriales.    Por “nuestra patria”, a los cubanos el régimen de Castro nos exigió sacrificar nuestra libertad, nuestro bienestar y valores humanos.   Después de 54 años todavía los habitantes de ese país, se les pide hacer sacrificios solo para continuar una vida miserable.   Para estos tiranos, patria solo se define como el demandar a un pueblo que acepte su liderazgo.    Patria es mucho más que un lugar de nacimiento.    Es un sentimiento afectivo consecuente de una vivencia.    Es una cultura, una historia y una identidad.    Necesario para el logro de ese lazo afectivo es el tener libertad.    Los venezolanos no aceptaran la idea ridícula que el estar obligados a tener el trasero sucio los convierte en patriotas.    Este pueblo, como todos, desean tener una patria donde la decisión de cuando y como asearse sea de ellos y que la obligación de los gobernantes sea el proveer la oportunidad de hacerlo.    Chávez y su Socialismo Bolivariano fracaso.    Una industria petrolera, antes rica, y ahora en ruinas, una nación que estaba acostumbrada a tener alimentos, y múltiples objetos de consumo, no se siente patriótica.    Todo lo contrario.     Este sufrido pueblo lo que experimenta es coraje y deseos de regresar a su verdadera patria, sin Chávez, sin Chavistas y con libertad.
Fernando J Milanés MD

No hay comentarios:

Páginas