13 ene. 2015

¿Cambiará la Ley de Ajuste Cubano? Expertos en Miami hablan sobre el tema

01/10/2015 8:44 PM 
 01/12/2015 5:14 AM
Yoandri Usatorres Cutiño (der.), de 31 años, llegó a Miami el 2 de enero después de cruzar la frontera mexicana en Laredo el día de Año Nuevo. En la foto junto a su primo Osmany (izq.) y su hermano Stalin.
Durante casi 50 años, la Ley de Ajuste Cubano ha permitido que cientos de miles de refugiados e inmigrantes de la isla que llegan sin visa puedan obtener residencia después de asentarse en suelo estadounidense.
¿Está a punto de derogarse esta ley que beneficia a los cubanos ahora que el presidente Barack Obama ha ordenado el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba?
Mientras que muchos cubanos temen que mejores relaciones con La Habana conlleve a la desaparición de la Ley de Ajuste Cubano, algunos expertos dicen que esto no va a suceder de inmediato.
A diferencia de la orden de normalizar las relaciones con Cuba, la derogación de la Ley de Ajuste Cubano no puede hacerse unilateralmente por decreto presidencial. Se requiere la participación del Congreso, explicaron los abogados de inmigración Ira Kurzban y Mario Urizar a el Nuevo Herald.
Para que esto suceda, “el presidente y el Congreso tendrían que trabajar juntos para determinar que Cuba tiene un gobierno elegido democráticamente, lo que está lejos de la realidad”, señala Urizar.
Los abogados dijeron que su modificación o derogación podría ocurrir de dos maneras: a partir de un informe del presidente al Congreso con pruebas de que se ha instalado en la isla un gobierno elegido democráticamente, según establece laCuban Liberty and Democratic Solidarity Act de 1996—también conocida como Ley Helms-Burton—; o a través de la aprobación por separado de una nueva ley que elimine o cambie el ajuste de estatus concedido a los cubanos en 1966.
Sin embargo, legisladores cubanoamericanos de Miami dijeron que el plan de la Casa Blanca de normalizar las relaciones con Cuba podría tener un impacto sobre la ley.
“Las concesiones atroces del presidente al régimen de Castro claramente ponen el futuro de la Ley de Ajuste Cubano en peligro”, dijo el representante Mario Díaz-Balart en un correo eletrónico a el Nuevo Herald. “Los esfuerzos del presidente para normalizar las relaciones con el régimen de Castro parecen indicar que la situación de los derechos humanos en Cuba ha mejorado, cuando en realidad se han deteriorado”.
Por su parte, el senador Marco Rubio, dijo en conferencia de prensa la semana pasada que desconocía si había un “esfuerzo organizado para derogarla, pero me atrevería a decir que habrá esfuerzos por derogar la ley por parte de algunos”.
¡Gracias por votar!
 
 
 
 
 
Total de Votos: 2,783
Rubio afirmó que él mismo favorecía su modificación, no a causa del cambio de la política exterior estadounidense, sino porque no quiere que los inmigrantes cubanos que se benefician de la ley puedan volver a la isla de la que afirman que huyeron.
“Un año y un día después de llegar, después de que adquieren la residencia en los Estados Unidos, estas personas están viajando a Cuba 15 veces o 20 veces al año”, comentó.
La representante Ileana Ros-Lehtinen fue más cautelosa y dijo en un correo electrónico que aún no estaba claro qué impacto tendría el cambio de política hacia Cuba en la Ley de Ajuste Cubano.
“Aun se desconoce si la Ley de Ajuste Cubano se debatirá de manera aislada o como parte de un paquete sobre inmigración más grande”, dijo Ros-Lehtinen.
El viernes Ros-Lehtinen se unió a otros legisladores cubanoamericanos—entre ellos los representantes de la Florida Diaz-Balart y Carlos Curbelo, el Senador Ted Cruz, republicano de Texas, así como el congresista Albio Sires, demócrata de Nueva Jersey, y el congresista republicano de West Virginia Alex Mooney—para enviar una carta conjunta al Secretario de Estado John Kerry exhortando a la administración a que “inmediatamente detenga los esfuerzos de normalización de relaciones hacia Cuba y la dictadura de Castro”.
Y siguen llegando
El futuro de la histórica ley, ahora foco de debate tanto en el sur de la Florida como en Cuba, bien podría ser el factor principal detrás de un repunte significativo en el número de inmigrantes cubanos que intentan llegar a las costas estadounidenses en endebles embarcaciones.
Desde que el presidente Barack Obama anunció el dramático cambio de política hacia Cuba el 17 de diciembre, se ha producido un aumento en el flujo migratorio en el estrecho de la Florida, según el portavoz de la Guardia Costera en Miami, el subcomandante Gabe Somma.
Entre el 1ro y el 16 de diciembre sólo 132 balseros cubanos fueron interceptados, avistados en el mar o arribaron a las playas del sur de la Florida. Pero entre el 17 y el 1ro de enero, ese número llegó a 421, dijo Somma.
Del mismo modo ha aumentado el número de cubanos que son devueltos a la isla. El lunes pasado, la Guardia Costera repatrió a 121 inmigrantes cubanos, una de las repatriaciones más numerosas en tiempos recientes.
La Guardia Costera ha respondido aumentando su patrullaje en el estrecho de la Florida “en respuesta a la oleada de intentos de inmigración ilegal a los Estados Unidos” por parte de inmigrantes cubanos, según informó en un comunicado.
Bajo la actual política de pies secos/pies mojados, los inmigrantes cubanos interceptados en alta mar son por lo general devueltos a Cuba, mientras que los que llegan a suelo estadounidense se les permite quedarse y pueden solicitar una tarjeta verde de residencia después de un año y un día en el país.
Inmigrantes cubanos que acaban de arribar a Miami, entrevistados el viernes frente a las oficinas en Doral del Servicio Mundial de Iglesias—una de las agencias que ayudan a reasentar a los cubanos recién llegados—dijeron que muchas personas en la isla están planeando salir en embarcaciones y venir a Estados Unidos debido a la creencia generalizada de que la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos/pies mojados están a punto de desaparecer debido al cambio de política.
“Hay personas que temen que se van a acabar los beneficios que los cubanos reciben cuando llegan”, dijo Yuniel Germán Alonso, de 33 años, que llegó el 31 de diciembre a los Cayos de la Florida a bordo de un pequeño bote con otras tres personas.
Por su parte, Yoandri Usatorres Cutiño, de 31 años, quien llegó a Miami el 2 de enero después de cruzar la frontera mexicana en Laredo el día de Año Nuevo, se hizo eco del análisis de Germán.
“Muchas más personas van a tratar de venir a los Estados Unidos desde Cuba, por el temor general de que pronto la puerta de entrada se cerrará”, dijo Cutiño.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article5957847.html#storylink=cpy

No hay comentarios:

Páginas