27 mar. 2011

Miami “is for me”

Por Xiomara J. Pages


En conversaciones con personas de diferentes nacionalidades y culturas, he escuchado hablar bien y mal de Miami. Algunos dicen que es un pueblo grande; otros dicen que es aún una ciudad mediocre con gente mediocre. Muchos como yo, pensamos que es una ciudad con potencial, porque la realidad es que el futuro de Miami depende de cada uno de nosotros.

Vivo en Miami desde 1968, y he visto los grandes cambios que ha sufrido esta ciudad. En ella, he experimentado diferentes sentimientos: “Rechazo” cuando al principio no fui aceptada como una refugiada política cubana; “Humillación” cuando fui discriminada por no pronunciar bien el Inglés pues ya lo hablaba; “Resentimiento” cuando otros grupos étnicos no entendían el dolor de mi gente; “Gratitud” al vivir en estas tierras con la libertad que no puedo disfrutar en mi país natal. Pero a Miami se le conoce por su historia y por la transformación que ha hecho de ella, la “Casablanca de las Américas”.

En realidad la historia de Miami comenzó hace mas de 10 mil años, cuando los indios Tequestas ocupaban todo el territorio desde los cayos de la Florida hasta Broward County, siendo las villas más grandes las de Key Biscayne y las del norte del Río Miami. Después del influjo de Ingleses y Españoles, como unos 250 años más tarde, los Tequestas al igual que otras tribus habían desaparecido prácticamente, y España le vende la Florida a Estados Unidos en 1821 por cinco millones de dólares. Un año después la Florida se convierte en territorio, que llegaría a ser más tarde, un Estado de la nación. Hubo guerras con los indios Seminole desde 1818 y hasta fines de 1858. Fueron las guerras más sangrientas de indios en la historia Americana, ya que ellos querían mantener su territorio y el gobierno de Estados Unidos quería trasladarlos a Oklahoma y a Arkansas. El sobrino de otro colonizador, William English, reconstruyó la plantación de su tío y estableció allí la Villa de Miami al sur del Río Miami. Pese a que por el 1890, los nativos habían sido asesinados o trasladados, Miami aún no era considerado un lugar seguro para vivir.

Al comienzo del Siglo 20, la Villa de Miami sólo contaba con mil residentes. Poco a poco, familias como los Tuttles, los Brickells y hombres como Henry Flagler ayudaron a Miami a ser lo que es hoy día. William Brickell vino de Cleveland, Ohio, en 1871 y abrió una oficina de correos. Era dueño de las tierras desde el Río Miami hasta Coconut Grove y contribuyó con parte de ellas para que pudiera pasar el ferrocarril que ayudó a poner a Miami en el mapa. Julia Tuttle también de Cleveland, fue la segunda persona que más tierras tenía en Miami (compró 640 acres al norte del Río Miami). Su padre era buen amigo de la familia Brickell.

En 1895, Henry Flagler, que era un magnate y creó un gran imperio en la industria del petróleo, comenzó la construcción de un ferrocarril para atraer turistas al norte de la Florida, escapando de las nevadas del crudo invierno del norte. Julia Tuttle le convenció para extender esa construcción hasta Miami y el servicio de pasajeros comenzó el 22 de Abril de 1896, convirtiendo a Miami en una Ciudad.

Flagler también ayudó a construir el canal profundo de agua de la ciudad, el cual drenaba los Everglades, y hacía más ancho el Río Miami. Flagler también construyó uno de los más famosos hoteles de aquella época, el Royal Palm Hotel. Desde 1905 a 1915, la ciudad había crecido de 1,681 residentes a casi 6,000, y la gente seguía llegando. La economía entonces era mayormente turismo y agricultura. Atrajo gente adinerada como Everest Sewell, James Deering, y el entonces candidato presidencial, William Jennings Bryan que construyó mansiones a lo largo de Brickell Avenue, creando una franja de milllonarios. Fue en 1925 que la ciudad de Coconut Grove y otros barrios y comunidades históricas se anexan a la ciudad, aumentando el área de la ciudad de unas 13 a 43 millas cuadradas, y la población se triplica de 30,000 a 100,000.

El primer periódico de la ciudad fundado el 15 de Mayo, 1896, the Miami Metropolis, se publicaba semanalmente cada Viernes. Su editor, Dr. Walter S. Graham, fue primeramente médico y más tarde abogado. Con el tiempo se publicó diariamente llamándose Miami News (Hoy Miami Herald), localizado en un edificio que hoy conocemos como The Freedom Tower, y que también sirvió en los años 60 para procesar a los cubanos refugiados (se le llamaba entonces, El Refugio) y es un monumento histórico del legado de los cubanos en Miami.

En el otoño de 1896, la primera escuela fue fundada por Miss Laura Douthit, y el director fue R. E. McDonald. En 1916, la primera escuela secundaria o “high School” se fundó. Hoy la conocemos como el Miami Senior High. También en 1896, nuestras calles eran construídas de rocas trituradas, para transportarse con carros y caballos. En 1920, se trajeron tranvías y autos.

En Junio, 1896, Dr. Walter. S. Graham comenzó los preparativos para incorporar en una boleta de elecciones a la ciudad de Miami, y resultó John B. Reilly nuestro primer alcalde. En 1905, fue electo Mr. John Sewell.

La primera iglesia fue una tienda de campaña instituída por Mr.John Sewell, y todas las denominaciones acudían al servicio. Más tarde, se independizaron, los Bautistas, Presbisterianos, Episcopales, Metodistas, Católicos, etc. La más numerosa fue la Católica, que se fundó en una capilla privada en 1875. Luego se quemó y en 1898, Henry Flagler donó la Iglesia del Santo Nombre, lugar donde hoy tenemos la Iglesia Católica del GESU (en el Downtown de esta ciudad). La primera congregación Judía, se estableció en 1913, anteriormente usaban el local de la Iglesia Metodista. Los primeros hoteles y casas hechas de roca se construían con piedras de Coral. Así se le llamó al lugar Coral Gables, como la casa de roca de coral, de su fundador, en 1915, George Merrick.

Durante la Primera Guerra Mundial (1923-25), se estableció un centro militar para entrenamiento aéreo. El clima perfecto y las playas locales también dieron lugar a la creación de salones de juego, y aunque era ilegal aún, a la venta de bebidas alcohólicas. Sin embargo, la ciudad fue azotada por un terrible Huracán en 1926, seguido por la recesión del estado y la Depresión Económica de los 30 en todo el país. Fue precisamente a mediados de estos años 30, que la construcción del sector Art Deco de Miami Beach (hoy South Beach) tomó lugar. También la creación del Puerto en la Bahía de Biscayne en el invierno de 1930 ayudó al desarrollo de Miami. Este período próspero continuó hasta 1942, cuando un barco alemán hundió a otro americano. Convirtiendo el sur de la Florida en una gran base militar.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos soldados se quedaron en Miami y la ciudad continuó prosperando, como antes de la Guerra. Ya por los años 50, Miami era conocida como la “Cuba de las Américas” con casinos de juegos, gansterismo y diversión, y las relaciones cercanas a la Cuba del Presidente Fulgencio Batista. Después del golpe de estado del dictador izquierdista Fidel Castro, en 1959, la población de cubanos en Miami creció. A partir de 1965, los dos Vuelos de la Libertad diarios entre Miami y La Habana trajeron más de cien mil cubanos a esta ciudad. Comenzaron las tensiones entre los nuevos refugiados y la población afro-americana relegada a las zonas nortes de la ciudad. Comenzaron los disturbios y la violencia. Aunque continuaron los éxodos cubanos clandestinos, fue en el ano 1980, que más de 10 mil ciudadanos pidieron asilo en la Embajada de Perú en La Habana. Castro en represalia, abrió las puertas para que salieran cubanos de la isla por el Puerto de Mariel, pero enviando también criminales y pacientes mentales. Esta fue la mayor flotilla sin fines militares que se ha visto en la historia, trayendo a más de 150 mil cubanos. La economía y la estructura de la ciudad, sufrieron un gran golpe, y las tensiones entre grupos étnicos aumentaron. Más tarde, vimos también la influencia positiva que el Exodo del Mariel trajo en arte y cultura al desarrollo de la ciudad a pesar de la mala fama que algunos les dieron por la mezcla de grupos indeseables forzados por Castro a entrar en esta ciudad americana. Por esos años, se desataron otros disturbios en Miami, que duraron más de tres días, por la condena de unos afro-americanos a manos de un jurado totalmente blanco.

Miami fue creciendo en economía, atrayendo a la vez negocios de drogas. Nuevos edificios, nueva economía, y la ciudad crecía. El centro de la Ciudad fue renovado, pero el renacimiento de esta ciudad fue entre violencia, crimen, corrupción, cocaína y otras drogas. La Policía, el Guarda Costas, y la Agencia de Prevención de Drogas, todas unidas no daban a vasto tratando de controlar los problemas. Esto dió lugar a un show, Miami Vice, que atrajo atención hacia Miami Beach. Todo tipo de celebridades, artistas y gente famosa comenzó a mudarse para Miami. A fines de los 80, el distrito Art Deco sufrió una transformación, y se convirtió en una vidriera para el mundo. Durante los años 90, surgieron muchos clubes en Miami y Miami Beach, se construyeron numerosos hoteles y centros nocturnos , bancos, empresas grandes de negocios, y un gran auge en la construcción de viviendas y condos. A pesar del terrible golpe que sufrió la ciudad con el Huracán Andrew en 1992; el convertirse en la tercera ciudad de los Estados Unidos con el índice más alto de crimen (asesinato de Gianni Versace en 1997); y los disturbios (no violentos) cuando el caso del balserito cubano Elián González., la industria del turismo no decayó. Ya entre 1992 y 1998, el crimen en Miami bajó un 80% gracias a las campañas contra la droga y el crimen.

Hoy Miami es una ciudad de más de 2 millones y medio de habitantes, con unos 400 mil del centro de la ciudad y del norte. Una mezcla de Anglos, Afro-americanos, Haitianos, Cubanos y Latinos en general, constituyendo la cuarta ciudad de mayor concentración hispana de la nación. Una ciudad de Estados Unidos, con un sentimiento Latino americano, por la influencia de esa gran población hispana y por los muchos letreros en Español que decoran por doquier a esta ciudad. Pero también con gente de otros continentes como Europa, Asia, Africa, etc. South Beach es como subirnos a una máquina de tiempo y remontarnos a la era del Art Deco con sus edificios de colores pasteles y sus letreros de neón.

A pesar de la actual Recesión en todo el país y el mundo, con los conflictos del Medio Oriente y de Europa afectándonos a todos, perdiendo empleos y nuestras casas en "foreclosures", decayendo el negocio de Bienes Raíces y de la Construcción, son miles los turistas que visitan cada año a este Miami cosmopólita, con sus playas y restaurantes, festivales, cultura y arte, y ese gran sabor local. Una ciudad joven de apenas 100 años. Tenemos mucho movimiento financiero en bancos internacionales y locales, aunque hoy en día con muchas más limitaciones que en anteriores épocas; somos un Puente con el Caribe, América Latina y Europa; tenemos aeropuertos, trenes, y cruceros; somos el centro de muchos deportes, torneos y centros de juegos: Marlins, Miami Heat, Hurricanes, Dolphins, Panthers, el Grand Prix de autos, el Lipton Tennnis Tournament , el Doral Gulf, y los Horse Tracks, etc. Casinos de juegos como el Miccosukee Resort & Gaming, el recién establecido Magic City Casino, y el Seminole Hard Rock Hotel & Casino en la cercana ciudad de Hollywood, Florida.

Pacientes de todo el mundo vienen a nuestros famosos hospitales y centros de salud. Productores y directores de Hollywood han filmado infinidad de películas y shows televisivos en nuestra ciudad, y muchos actores y cantantes viven entre nosotros o nos visitan.

Tenemos exhibiciones y eventos culturales y artísticos , centros y teatros para diferentes conciertos y actuaciones: la Feria del libro; Festivales de Cine y Teatro; Música y artistas; el Fillmore Theater (antiguo Jackie Gleason) donde vienen los shows de Broadway y otros eventos; el Adrienne Arsht Center for the Performing Arts; el Abanico (antes Coconut Grove Playhouse); The Astor House in South Beach; The Actor's Playhouse @ Miracle Center; Olympia Theater @ the Gusman Center for the Performing Arts; el Cosford Theater @ University of Miami; los teatros dentro de la Florida International University y los del Miami-Dade College como el Grupo Prometeo; Miami Beach Convention Center; Miami-Dade County Auditorium; Miami Arena; James L. Knight Center; American Airlines Arena; Miami City Ballet; Florida Grand Opera; Miami Lyric Opera; Florida Philarmonic; Miami Symphony Orchestra; el Colony Theater @ Miami Beach; Pro-Arte Grateli con zarzuelas, conciertos y operetas; el Teatro Las Máscaras; Teatro Area Stage (antiguo Venevision); Teatro Manuel Artime; Teatro para Todos @ Coral way. Existen muchos clubes de música y entretenimiento con presentaciones de trovadores y cantantes, además de las obras dramáticas y comedias y otros presentados en teatros: Teatro Ocho, Teatro Bellas Artes, Teatro Trail, Latin Quarters Cultural Center; Centro Cultural Español,; CubaOcho Art & Research Center; Havanafama, y Teatro Miami Studio a lo largo de la famosa Calle Ocho de la Pequeña Habana; y Artspoken (uno de los más jovenes teatros en la ciudad con muchos y variados eventos ). Todo esto sin contar organizaciones culturales y artísticas de larga trayectoria junto a peñas y tertulias privadas. Entre ellos: The Cove/Rincón International; "El Duende" pequeño grupo teatral; Santa Cecilia Grupo Cultural; Club Cultural de Miami Atenea; La Academia Poética de Miami; Coloquios Culturales de Ego Group, Inc.; Sociedad de Poetas y Escritores (de Azalea Carrillo); Club de Literatura (de Francis Arguelles); Encuentros Literarios Luz del Corazón (de Mery Larrinua); Pen Club Internacional; Las Tertulias de Xio (de Xiomara Pagés); Miami & Biscayne Writers; Desalmuerzos Literarios y Noches de Poesía Erótica (ambos @ Artspoken); Instituto de Cultura Peruano, entre otros.

Coleccionistas de antigüedades y decoración; organizaciones literarias y artísticas, círculos de periodistas; un gran sistema de bibliotecas, librerías y editoriales de la ciudad (Universal, Voces de Hoy, y las imprentas de Rene Mario y Digit Art de Gustavo Scarrone), etc. y cada uno con interesantes eventos culturales. Sería interminable mencionarlos a todos, pues siguen surgiendo cada día más en nuestro condado, estos grupos culturales dedicados a la música, el teatro, la literatura , en un ambiente multi-linguístico. Los 3 idiomas "oficiales" hablados en Miami son: Inglés, Español y Creole (un derivado del francés). Prevalecen no obstante, el Inglés y el Español. El Spanglish es una combinación de ambos. También predominan: Francés, Portugués, Alemán, Italiano, Árabe, Chino y Griego, entre los más de 100 idiomas hablados en la ciudad.

Hay grupos variados de religiones e iglesias, centros de modelaje y de diseño de modas; círculos de fotógrafos, deportes acuáticos de todo tipo, cruceros y viajes en bote por la bahía.

Tenemos las Noches de Galería con maravillosas colecciones de arte, esculturas y pinturas (los primeros Viernes del mes); y Viernes Culturales (el último Viernes de cada mes), con gente y música, artesanía, libros, antigúedades, arte en general y gozo en las calles del South West. El Design District (antes llamado el Pequeño Haití) con muchas otras galerías y exhibiciones de arte; el Carnaval o Festival de la Calle Ocho (catalogado como el Segundo en importancia, después del de Río), la Parada de los Tres Reyes Magos (en Enero, con motivo de la Epifanía del Cristo), Coconut Grove Art Festival, Art Basel y el Lincoln Road Art Festival, Feria de la Juventud, Cuba Nostalgia, y algunos otros festivales y celebraciones de las diferentes nacionalidades y culturas que habitan en la ciudad.

Exposiciones y exhibiciones de plantas y animales, Fairchild Gardens, Miami Beach Botanical Gardens, Parque de las Orquídeas, Parque de las Mariposas, Metro Zoo, Jungle Island (antiguo Parrot Jungle), Miami Seaquarium, Monkey Jungle, Everglades National Park con su vegetación y animales, el Everglades Alligator Farm, el Safari Park del Everglades, etc.

Parques y Museos (el de Arte Moderno (MAM), el Historic Museum of South Florida, Arch Creek, Bass Museum of Art, Bill Graham Farm Village, Black History Museum, Diaspora Vibe Gallery, Gold Coast Railroad Museum, Holocaust Memorial, Latin American Art Museum, Lowe Museum @ University of Miami, los museos de FIU ( Florida International University), Miami Children’s Museum, Miami Youth Museum, Miami Museum of Science, el Planetarium, el Palacio Viscaya y sus museos, el Museo de Arte Contemporáneo, Museum of Discovery and Science, Rubell Collection, El Monasterio Español, Wings over Miami (con aviones @ Tamiami Airport), el Hall de la fama de ajedrez, el Patricia and Phillip Frost Art Museum (FIU), el Museo judío de la Florida, Young at Art Children’s Museum, y muchos otros que no alcanzo a mencionar.

Centros comerciales para todos los gustos; una vida nocturna de clubes con música, buena comida y alegría (BED, Opium, Prive, Mansion, Bash, Pearl, Bongos Café, Larios, etc.); Programas radiales y televisivos en diferentes idiomas. Prensa escrita con periódicos de la ciudad, y otras revistas y periódicos comunitarios en papel o en internet que podemos adquirir gratis. Una gran diversidad de comidas en nuestros numerosos restaurantes y cafeterías (el popular Restaurant cubano Versailles, donde se reúne gente de círculos artísticos, políticos y culturales) y la zona de Art Deco, en South Beach, con tantos Paparazzi y Celebridades. Y tantas y tantas cosas lindas que tal vez olvido aquí mencionar, además del clima tropical, el paisaje, sus palmas...

Miami, la que fuera un complejo turístico, una zona de ganadería y lecherías, fue evolucionando y creciendo con el influjo de los primeros cubanos exiliados que lloraban la tierra natal, pero que acogieron a este nuevo suelo con amor y gratitud sin olvidar el anterior. No se les puede quitar el mérito a esos primeros cubanos que desde su llegada han tratado y siguen tratando de hacer de Miami, un a ciudad más culta y conocida por los eventos positivos, que dió y sigue dando cabida a los éxodos cubanos, y a todos los que siguen llegando de otros lugares , creando empleos para muchos. Y hoy junto a otras generaciones, lograremos que este nuevo Miami sea una verdadera Metrópolis.

Miami siempre con su sol y sus playas. Miami la única, la Surrealista. Miami la que no es un caldero donde todo se mezcla, sino un mosaico de colores que no sólo hace un choque de grupos étnicos, sino un arcoiris de razas y de culturas que constituye nuestra gran belleza. Un sonido de idiomas diferentes, con aroma de café, replicar de tambores, la riqueza de nuestras Américas.

Más que criticar, hay que votar en tiempos de elecciones y optar por funcionarios más honestos y entregados a ayudar a los contribuyentes y ciudadanos. Dar tu opinión a periódicos y medios de comunicación; ayudar a limpiar calles y playas; cooperar con campañas anti-drogas, y anti-crimen. Cooperar con tu actitud a terminar con las discriminaciones, corrupciones e injusticias. Asiste a proyectos que ayuden al indigente sin hogar en las calles; infórmate, lee, aprende a amarla. Ayuda a promocionar el Arte y la Cultura en tu ciudad. Miami será tan mediocre como mediocre seamos cada uno de nosotros.

¡Yo prefiero encender un fósforo que maldecir la oscuridad.!

Miami, la Ciudad Mágica…'is for me.'

http://www.xiomarapages.com/

No hay comentarios:

Páginas