3 jul. 2012


Cartas

Una solución al problema del aborto


El aborto se ha convertido en un tema de campaña política, después que el presidente Obama apoyó el derecho al aborto, o sea, la libre elección de la madre, mientras el candidato republicano Mitt Romney dice que se opone al aborto.
Yo estoy en contra del aborto, las guerras, la pena de muerte, las huelgas de hambre y en contra de todo lo que interrumpa la vida de un ser humano. Creo que el aborto inducido, provocado con pleno conocimiento y consentimiento de la madre, es atentar contra la vida de un ser humano; por lo tanto, es cometer un crimen. Además, se viola la ley de Dios, y también la madre pone su vida en peligro. Por lo general, cuando una mujer se hace un aborto lo hace porque no desea la responsabilidad de criar al niño, por el motivo que sea.
En La Habana había una Casa de Beneficencia y Maternidad, fundada el 16 de mayo de 1705 por el Obispado de la Iglesia Católica, aunque fue ideada anteriormente por Juan Bautista Valdés. En una ventana del edificio había una puerta rotatoria con una campana, allí la madre de manera anónima colocaba al niño y era recibido con los brazos abiertos por una de las monjas de esa institución. Allí vivían, se educaban y se les enseñaba un oficio. Hubo casos de jóvenes que estudiaron una carrera. En Europa hay más de 200 cunas de este tipo. Austria, Grecia, Croacia, Suiza, Bélgica y Alemania son, en este orden, los países europeos con una menor tasa de abortos.
Esta sería una obra humanitaria que evitaría muchos abortos.
Elsa I. Pardo
Miami

No hay comentarios:

Páginas