30 ago. 2012

Dramatismo meteorológico

EL NUEVO HERALD
Publicado: Jueves 30 de agosto 2012

Description:  

Un hombre cruza Cayo Hueso el domingo pasado, cuando la tormenta tropical Isaac azotó la isla.
Un hombre cruza Cayo Hueso el domingo pasado, cuando la tormenta tropical Isaac azotó la isla.
ALAN DIAZ / AP
·         Foto

Cuando se acerca un fenómeno atmosférico potencialmente peligroso, los meteorólogos se apropian de casi todo el espacio noticioso. Así sucedió ante el avance del meteoro bautizado con el nombre patriarcal de Isaac.
La letra de los locutores afirmaba tormenta tropical, pero la música sonaba a huracán catastrófico. El dramatismo de los tonos impulsó a la población a lanzarse borreguilmente sobre ferreterías, farmacias y supermercados para abastecerse de cuanto hay. Y los empresarios se han quedado sonriendo hasta con los cordales.
Las autoridades se precipitaron a cancelar servicios para el lunes 27 y a suspender las clases. De haber esperado hasta el domingo 26, no hubiesen sido necesarias esas medidas, pues el lunes no amaneció peor que tantos otros días en esta península ventosa y lluviosa.
La próxima vez que venga mal tiempo con visos de ciclón, téngase presente que:
• No es necesario comprar agua embotellada. Se pueden llenar recipientes con agua potable de la casa. Hay justa campaña contra las botellitas de agua por motivos ecológicos. Contaminan el ambiente.
• No hay que comprar tanta latería. En ausencia de electricidad, se puede cocinar en el horno Bar-B-Q y en estufitas de gas.
• Desde el año 2005, muchas gasolineras, farmacias y supermercados cuentan con planta eléctrica propia. Una vez ido el ciclón, reabren esos comercios.
• Nunca cerrar las escuelas si no hay muchas probabilidades de que el temporal será ciclónico. Los padres de los estudiantes trabajan y es un dolor de cabeza tenerlos en casa entre semana. Además, Estados Unidos tiene fama de bajo rendimiento escolar en comparación con otros países desarrollados. No se puede dar el lujo de interrumpir la docencia sin graves motivos.
Eduardo M. Barrios, S.J.
Miami

No hay comentarios:

Páginas