26 ago. 2012

La guerra del Islam Radical contra el mundo occidental

de Xiomara J. Pages (*) ,   Julio 26, 2012
                Casi siempre  escribo sobre  temas de motivación, de la vida,  el arte y la cultura.  Amo la libertad y la paz, pero temo por el futuro de nuestros hijos y nietos.   Se acercan elecciones en Estados Unidos, y debemos  tener claro, que ésta  no es una elección más,  que no se trata de elegir un partido político, un candidato más o menos simpático y elocuente, que sea negro o mormón, que   permita o no,  viajes a Cuba.   No se trata de la hipoteca y los impuestos solamente.  Estamos decidiendo el futuro de América y con eso, el del mundo entero, ya que hemos sido  un  faro de libertad y democracia en la historia,  aunque  los envidiosos  solo vean  un imperio expansionista.    Observando las tragedias y atentados, crímenes y situaciones en todos los rincones de este país y del mundo,  quiero escribir a modo de advertencia.   No escribo en nombre del partido  Republicano ni del Demócrata,  no es una propaganda.  Hablo  en nombre del amor al Dios que conozco y a mis semejantes.
            La historia se repite, como pasó con la Alemania Nazi.  No quisimos escuchar, no vimos el peligro.  Acostumbramos a meter la cabeza en la arena como el avestruz, y sin embargo, hay un odio que va avanzando, el terrorismo está más cerca de nuestros patios de lo que queremos admitir  (atentados en Europa, en países como Inglaterra, Francia, España;  en Estados Unidos, y en el suelo de Israel, por nombrar algunos;  y hasta los estados comunistas se congracean con el  Islam Radical  no únicamente  en Europa  o el Medio Oriente, sino también  en  América Latina).   Hay campos de entrenamiento terrorista (islámico radical)  en varios  lugares de los Estados Unidos, donde ni las autoridades americanas se aventuran a meterse por temor a ser aniquilados.  Y nuestros gobiernos permanecen inertes, temerosos, indecisos, dejando que nos destruyan desde adentro, mientras ellos solo piensan en vivir bien,  tomar ventajas, hacer "cambios",  y enriquecerse.
            Nuestro voto es más importante de lo que pensamos, y por eso debemos conocer, estar bien informados.  Prestemos atención no solo a las cuestiones económicas, que no dejan de ser importantes, pero la seguridad nacional  lo es mucho más. Estamos bajando la guardia, hemos olvidado el patriotismo, los valores  sobre los cuales  fundamos  una  gran nación. Dejamos entrar  a todo tipo de individuos  sin orden ni legalidad,  cuando una gran parte, más de lo que admitimos, no aman a este país y que por el contrario lo odian,  le hacen daño o toman ventaja egoístamente por conveniencia.   Nos cruzamos de brazos y dejamos que se cambien leyes importantes, o se traten de violar artículos de la constitución sin contar con el pueblo, sin contar con las ramas legislativas.   Vemos sin perturbarnos  la falta de respeto a la nación, a la bandera y a la libre empresa que nos hizo una potencia mundial.   Nuestro suelo ha recibido siempre a individuos de todas las nacionalidades y todos los cultos, pero que una vez en este suelo, han amado y respetado a su país adoptivo, han alcanzado su sueño de libertad y de felicidad con los suyos,  y le han dado  hijos y  nietos que la defienden.  Pero hoy le  damos cabida a la holgazanería,   a proveer una vida  parasitaria  a  unos  cuantos  ciudadanos,  a costa  del trabajo duro de otros ciudadanos  que  han alcanzado una mejor vida con su esfuerzo y sacrificios.   
            Miren la similitud  que existe entre  los comunistas,  los islámicos radicales,  con la Alemania de Hitler.   En aquella ocasión se cometió  un genocidio, y el mundo se espantó luego, oyendo las historias y los juicios sobre los campos de concentración, pero cuando hubo tiempo de frenarlos, nadie movió un dedo.  Hay una ola de terror contra el mundo occidental, y hay niños que desde que nacen, son entrenados para matar, para odiar (la forma más cruel de abuso infantil), porque no viven su niñez  ni juventud.  Se les mete en las mentes, programas y propaganda para odiar al mundo occidental, y tener  por  un  gran honor a Allah, el ser atacantes suicidas, trayendo  muerte y lágrimas con sus bombas.
            Les dejo con este enlace donde pueden encontrar este documental  en Youtube, y verlo en varias partes.  Obsession: Radical Islam's War Against the West :
pulsen/click: http://www.youtube.com/watch?v=M_tVtOO_nvM
Dios nos bendiga a todos, y Dios bendiga a América y al mundo.

(*) Xiomara J. Pages  es una escritora independiente, periodista y conferencista de motivación.  Tiene cuatro libros de su autoría,  y colaborado  en otros.  Ha impartido talleres en Los Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.  Realiza trabajo voluntario para la Fundación Internacional del Síndrome de RETT (enfermedad que padece su hija).  Se ha interesado en los padres de hijos discapacitados, ancianos, violencia doméstica y asuntos sobre la mujer.  Apoya el arte y la cultura en su comunidad. Puede escribirle   a   www.xiomarapages.com


No hay comentarios:

Páginas