17 oct. 2012

Colón, 520 años después



El Nuevo Herald
Publicado: Viernes, 12 de octubre 2012



 

Retrato de Cristóbal Colón por el pintor italiano Sebastiano Del Piombo.
Retrato de Cristóbal Colón por el pintor italiano Sebastiano Del Piombo.
AP
·         Foto

Cristóbal Colón salió de Palos de Moguer el 3 de agosto de 1492 con tres carabelas, la Pinta, la Niña y la Santa María.
Colón, un marino valiente y soñador, se encontró con una reina inteligente y decidida, Isabel la Católica, y juntos le dieron a España el triunfo y el honor de haber descubierto un Nuevo Mundo.
Acompañaban a Colón en este viaje el afamado marino Martín Alonso Pinzón, que ofreció una carabela propia. También se enrolaron Pedro Alonso, Francisco Martínez Pinzón, Vicente Yánez Pinzón y el piloto Juan de la Cosa. La tripulación estaba formada por vecinos de la villa. Se cree que en total la tripulación de las tres carabelas era de 90 hombres.
Cuando llevaban un largo tiempo navegando, la tripulación comienza a impacientarse y Colón tiene que atajar los amagos de sublevación, mintiéndoles sobre la distancia recorrida y prometiendo regalos. Sin embargo, la noche del 9 al 10 de octubre, el malestar se extendió a todos, incluso a los Pinzón, y acordaron navegar tres días más y si al cabo de ese tiempo no encontraban tierra regresarían. En la madrugada del 12 de octubre el marino Rodrigo de Triana lanzó el grito tan esperado: “tierra”. Habían llegado a la isla de Guanahaní (bautizada San Salvador por Colón), actual isla de Watling en el archipiélago de las Bahamas.
Descubrieron en ese primer viaje a La Española, ocupada actualmente por Haití y Dominicana y Juana (Cuba) a la que arribaron el 28 de octubre.
En marzo de 1493 los Reyes Católicos recibieron a Colón en Barcelona. Fue una celebración grandiosa donde se le rindieron al Almirante toda clase de honores. Los reyes no lo dejaron arrodillarse ante ellos y lo sentaron en una silla junto al trono. España entera estaba de fiesta con el descubrimiento de un Nuevo Mundo.
Sin embargo, el Almirante murió el 20 de mayo de 1506 en la ciudad de Valladolid, pobre y abandonado, sin saber que había descubierto un nuevo continente desconocido por los europeos de su época y al que se dio por un equívoco el nombre de América.
Martha Pardiño
Miami

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Cómo agradecerte, querida Elsa, todos los escritos que me has publicado en tu Blog!
También has publicado esritos de Alberto.
Gracias mil, querida amiga, es un honor para nosotros dos estar publicados en tu Blog.
Un abrazo,
Alberto y Martha Pardiño

Páginas