17 oct. 2012

Marx contra Bolívar

EL NUEVO HERALD
Publicado: Lunes 15 de octubre del 2012



Nicolás Maduro, nombrado vicepresidente tras el triunfo electoral de Hugo Chávez, habla en una conferencia de prensa en Caracas, en mayo pasado.
JUAN BARRETO / AFP/GETTY IMAGES
·         Foto

Nicolás Maduro ha sido nombrado vicepresidente de Venezuela, el segundo mayor cargo de importancia, a raíz del triunfo de Chávez para un nuevo mandato en el sureño país. Maduro venía ejerciendo el cargo de ministro del exterior.
Se atribuye que Nicolás Maduro es de formación marxista-leninista y se inició en la política desde su temprana juventud como miembro de la extinta Liga Socialista, de corte maoísta y después como dirigente sindical en el Metro de Caracas.
Así las cosas, no se explica que un marxista se cobije bajo la bandera de Simón Bolívar para llevar adelante un proyecto socialista que patrocina el gobierno de los hermanos Castro y su permanente asesoramiento al chavismo. No quiere decir que Bolívar haya sido un demócrata pleno, pues sus encontronazos con Santander en la Colombia de aquella época llevaron a este último a la cárcel, por haberlo acusado de ser un dictador pretoriano, con planes de convertirse en emperador antes de que finalizara la convención de Ocaña.
Conciliar el pensamiento político de Marx y Bolívar no es tarea fácil. Al respecto Karl Marx le dedicó a Bolívar un opúsculo en 1858 publicado en la New American Cyclopedia, donde el Libertador no sale muy bien parado. Marx consideraba –en carta a Engels– a Bolívar el “canalla más cobarde, brutal y miserable. Bolívar es el verdadero “Solaque”, un dictador sanguinario que tuvo Haití.
Si la revolución bolivariana tiene de sostén doctrinal político al marxismo, entonces resulta una gran paradoja que se le rinda culto a Marx, quien puso en descrédito a Bolívar debido a su actuación como prócer que procuraba la redención de la América hispana del siglo XIX. ¿Acaso el fin justifica los medios, según Maquiavelo?
Orestes Rodríguez
Miami

No hay comentarios:

Páginas