5 nov. 2012

En las Elecciones Presidenciales

POR XIOMARA J. PAGES

"Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.

Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas." Proverbios 3: 5-6
Hoy es Domingo, Noviembre 4, 2012. Día de alabanza a Dios, de bendecirlo y agradecerle por todo lo bueno que nos dá a diario. Hoy recuerdo cosas lindas y otras desagradables de mi vida...y hoy como otra amiga sugería, dejo de preocuparme por las Elecciones Presidenciales, y como en otros momentos, decido aceptar la Voluntad de Dios, aunque hasta el final del Martes, 6 de Noviembre, seguiré con la esperanza de que salga el candidado y las decisiones mejores para la nación americana. Confío en Dios. Confío en su infinita Misericordia, y Sabiduría, pues El es nuestra roca, nuestra fuerza, y El no se muda, por El no tengo que votar... Siempre estará ahí... aunque en estas elecciones lo ataquen y lo ignoren, y un voto nuestro pueda hacer que nuestra libertad de religión esté en peligro, junto con muchos otros resultados importantes.

No importa si soy Independiente, Republicana o Demócrata, o qué otro partido sea el mío, lo que importa es que amo a Dios, a mis semejantes, familiares y amigos, y oro por mis enemigos. Que creo en el perdón y en la justicia, pero lo más importante es que creo en Dios, soy cristiana antes que nada.

Amo a mi patria natal: Cuba, y oro por ella todos los días, pero lucho sin tregua, por defender esta patria que es tan mía como Cuba, donde no me siento extraña, es también mi suelo patrio, y donde han nacido mis hijos y nietos y la amo por igual, con la misma intensidad. No se deja de amar a un primer hijo, por haber tenido un segundo o un tercero. Se les ama a todos por igual.

Dios proteja a los Estados Unidos de América, faro de los que aquí nacimos o vivimos, faro del mundo; Dios proteja su Constitución, y bendiga esta nación, contra todos los que la envidian y quieran destruirla, porque esa constitución está basada en la fe y en la voluntad de Dios... En eso radica la grandeza de este gran país, en Dios, Patria y Libertad, en la Libre Empresa, y en la Democracia y el Respeto.
Dios Mío, y Señor Mío, me dirijo a ti, ayúdame a repetir contigo, como lo hice al nacer mi hija enferma y postrada de 32 años; como en cada elección de vida para mis hijos, fuera la circumstancia que fuera; y como lo he hecho en tantas otras ocasiones, por difíciles que éstas fueran: "Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya." 

¡Votemos por América!!!.

Xiomara J. Pages


No hay comentarios:

Páginas