1 nov. 2012

Internacionales
Sin La Menor Duda
Muchos reconocen que fueron las políticas de la administración anterior las responsables de una catástrofe financiera que, por suceder aquí, ha mantenido en zozobra no solo a la Nación, sino a las más importantes democracias del mundo. Obama está consiguiendo evitar el naufragio, y si cambiamos de capitán, quién sabe cuál será nuestro destino.
 
1 / 1
Cuando en el 2008 voté por Barack Obama, tenía mis dudas. Ahora estoy convencida de que este hombre pasará a la historia por muchísimas razones más que haber sido el primer presidente negro de Estados Unidos. Ya ha hecho suficiente para que en el futuro se reconozcan sus contribuciones.

Para comenzar, cuando llegó a la Casa Blanca la economía del país se encontraba al borde del abismo, y logró rescatarla. No es poca cosa.

Aunque todos quisiéramos que la recuperación económica hubiera sido más rápida, las medidas tomadas por el presidente fueron las necesarias. Incluso Warren Buffet, el segundo millonario de Estados Unidos, ha hecho declaraciones muy claras sobre el asunto. Muchos reconocen que fueron las políticas de la administración anterior las responsables de una catástrofe financiera que, por suceder aquí, ha mantenido en zozobra no solo a la Nación, sino a las más importantes democracias del mundo. Obama está consiguiendo evitar el naufragio, y si cambiamos de capitán, quién sabe cuál será nuestro destino.

Se estaban perdiendo 800,000 empleos al mes cuando entró a la presidencia, y desde entonces se han añadido cinco millones. Eso no lo quieren decir sus opositores. Si hubiera habido mayor cooperación de los republicanos en el Congreso, todo habría sido más fácil, pero han demostrado que su prioridad no es el bienestar del País, sino evitar la reelección de Obama.

Las últimas cifras del crecimiento, la confianza del consumidor y el descenso en la tasa de desempleo son señales alentadoras. El País ha comenzado ya a recuperarse. Cierto que ha aumentado la deuda, pero no todo es gasto. También hay inversión. Y esta es otra de las razones que votaré por Obama: su compromiso con destinar fondos a mejorar la infraestructura del País, la búsqueda de formas de energía limpia, y, sobre todo, al campo de la educación. Sin una mejora en la enseñanza primaria y secundaria, y sin préstamos para que más jóvenes tengan acceso a carreras universitarias, ¿podrá realmente Estados Unidos competir a nivel de las grandes potencias? No lo creo.

Barack Obama logró, al menos temporalmente, una versión del ?Dream Act? que permite a los hijos de inmigrantes ilegales que llegaron pequeños a Estados Unidos y son buenos estudiantes, quedarse en el País.


Manifestación de jóvenes a favor del ?Dream Act?

Favorece el acceso de las mujeres a la salud pública. Se esfuerza por que se nos pague lo mismo que a los hombres por el mismo trabajo. Logró una reforma de salud por la que llevaban luchando varios presidentes hace décadas. Actualmente es criticada, como lo fueron en su momento los programas de Seguro Social y Medicare que tanto nos ayudan ahora, pero era necesaria. El Presidente está en contra de la privatización del Seguro Social que intentó hacer Bush y que Paul Ryan favorece. Cree que quienes disfrutan de mucho más dinero, deben pagar más impuestos para contribuir equitativamente al bien común. Esto no es socialismo sino ese mismo sentido de justicia social que admiramos en la doctrina cristiana, en la social democracia, en la Constitución cubana de 1940. Son medidas que ayudan no solo a las minorías y a los más pobres, sino a nosotros. Obama ha sido el mayor defensor de la clase media, tan maltratada, debido principalmente a las políticas de la era de Bush-Cheney. Después de los ataques de Septiembre 11, los estadounidenses comprensivamente, apoyaron a su Presidente; así fue como salieron reelectos los republicanos. No hay que dejarse meter miedo esta vez.


El Presiente Lyndon B. Johnson firma la ley de Medicare.
muy criticada en esos momentos, y que hoy tanto nos ayuda

En política internacional, Obama logró terminar la guerra en Iraq, y está haciendo lo mismo con la de Afganistán, que comenzó cuando mi nieto Cristian, que se graduará de secundaria en Mayo de 2013, cursaba el primer grado. Logró la captura de Osama bin Laden. No creyó que podía confiar en el gobierno de Pakistán y mantuvo la operación en secreto. En otras instancias, como las sanciones a Irán, ha sabido buscar el apoyo de los aliados de Estados Unidos. Ha mantenido seguro al país y ha logrado un balance entre el uso del poder militar y la diplomacia que ha restaurado el respeto a Estados Unidos en muchas partes del mundo. El mayor reconocimiento al éxito de su política exterior lo hizo Romney en el último debate cuando prácticamente coincidió en todo con el Presidente. Repito, no hay que temer, Tenemos un ?Commander in Chief? de mano firme.

Creo que casi todos los hispanos (y anglosajones) que hemos trabajado honradamente en este país, compartimos los valores de Obama: es un hombre de familia, sencillo, que se ha superado únicamente a base del estudio y el trabajo.

Poseo al igual poderosas razones para no votar por Mitt Romney. Como gobernador de Massachussetts se comportó como un republicano moderado, pero luego se dejó secuestrar por la derecha más negativa del partido. En las primarias y los inicios de la campaña presidencial, vimos a un Romney que ostentaba los valores más extremistas de esa tendencia. En semanas recientes, se ha movido al centro. Las personas pueden cambiar sus posiciones, pero las contradicciones de Romney son tantas que uno llega a pensar que sería capaz de decir y hacer cualquier cosa con tal de llegar a la presidencia. Un hombre así no es de fiar.

No creo que el candidato republicano haya mostrado sensatez ni buen tino en sus comentarios sobre política exterior. No es sensible a las necesidades de los inmigrantes ni de las minorías étnicas ni mucho menos de las mujeres. Se ha rodeado de personas que han hecho comentarios verdaderamente ofensivos sobre las violaciones sexuales. Su filosofía económica de favorecer a los ricos porque ello nos ayuda a todos (el ?trickledowneconomics?), se ha demostrado que es totalmente errónea, falsa. Me ofende que haya contribuido un porcentaje de impuestos el pasado año menor que el que pagué yo, ya jubilada, y que no quiera dar a la luz pública las declaraciones de impuestos de años anteriores. ¿Qué esconde? Sabemos que este multimillonario desprecia al 47% de nosotros, y que no tiene la más mínima idea de cómo vivimos los que no pertenecemos a su clase.

Todo parece indicar que si la tormenta Sandy no impide la votación de los residentes de los estados de la costa Este, favorables a Obama, el Presidente ganará la relección, aunque tal vez por un margen reñido. (La ayuda que necesitan las víctimas de Sandy muestra una vez más la necesidad de un gobierno federal que sienta empatía por las personas en momentos de crisis y las asista).


Soldado ayuda a una de las víctimas de Sandy

Creo asimismo que la economía va a mejorar independientemente de cuál de los dos candidatos gane. La diferencia será quiénes se van a beneficiar de esa recuperación. Las consecuencias de las políticas económicas y sociales de cada uno, darían como resultado un país muy distinto en los próximos cuatro años.

Para mí no hay duda de que comparto la visión del futuro de Estados Unidos que nos ofrece Barack Obama, y que en el fondo es la esencia del sueño americano que nos brinda a todos igualdad de oportunidades. Por eso esta vez votaré por él con el convencimiento de que su relección será lo mejor para el País y la mayoría de sus habitantes. Y también para muchos en el resto del mundo.


Uva de Aragon

Uva de Aragón (Cuba, l944), escritora, periodista, profesora, es graduada de la Universidad de Miami en la Florida, donde obtuvo un doctorado en literatura española y latinoamericana. Se desempeña como directora adjunta del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), donde también enseña. Su libro más reciente Crónicas de la República de Cuba 1902-1958 acaba de ver la luz en enero de 2009. Ha publicado los ensayos El caimán ante el espejo. Un ensayo de interpretación de lo cubano (1993) y Alfonso Hernández- Catá. Un escritor cubano, salmantino y universal (1996), la novela Memoria del silencio (2002), así como Eternidad (1972), Ni verdad ni mentira y otros cuentos (1976), No puedo más y otros cuentos (1989) y los poemarios Versos de exilio (1975), Entresemáforos (poemas escritos en ruta) (1980), y Tus ojos y yo (1985). Los nombres del amor (1996). Su colección de artículos Morir de exilio (2006) recoge semblanzas de importantes figuras de la cultura cubana, ya desaparecidos. Ha cultivado extensamente el periodismo y colaborado en importantes revistas literarias y académicas. Colabora una columna semanal a Diario Las Américas, uno de los periódicos en español de mayor circulación en Estados Unidos. Como experta en temas cubanos, a menudo es citada en la prensa de diversas partes del mundo. Ha participado en múltiples congresos académicos. Sus cuentos, poesías y una obra de teatro, aparecen en antologías, en español o en traducción al inglés. Ha merecido premios literarios en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos, y, muy joven, en su Cuba natal.
Compartir en las redes sociales

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tremendo artículo de Uva de Aragón sobre los logros del presidene Obama.
Los republicanos han hecho una campaña de mentiras e injurias sobre el presidente y sus logros.
El presidente Obama recibió de Bush un país en bancarrota muy cerca a caer en una gran crisis económica peor que la del 1929.
Sacó al país de la bancarrota, bajó el desempleo, ayudó a los pequeños negocios y veló por la seguridad de USA. Esos logros no son considerados por Romney y su pandilla.
Felicito a Uva de Aragón por su valiente escrito.
Martha Pardiño

Páginas