19 dic. 2012

MALDAD NO ARMAS

15 de diciembre del 2012
Por Fernando J Milanés
Psiquiatra      





                    

En Lógica se estudia la asociación como parte de de la resolución de un problema.    Por ejemplo si en una esquina se observan más accidentes que en otras y es la única donde no existe semáforo, se pudiera deducir por lógica que la falta de este es la causa de los sucesos.    Pero si nos fijamos que también es el único lugar donde se halla una tienda, porque no son las tiendas la causa?    Es que para entender razones hace falta más de un elemento de asociación.    En una sociedad como la que vivimos, donde deseamos respuestas y soluciones inmediatas, cuando se confrontan tragedias como la masacre ocurrida en un colegio de Connecticut, es fácil aprovechar la ocasión para dar y/o escribir dando opiniones que favorecen nuestra agenda aunque estas no sean totalmente validas.    La maldad innata en los seres humanos, parte de nuestro ser, es un factor que siempre está presente en estos actos.     Este impulso nocivo, tiene que ser dominado en cada persona como parte de una voluntad individual, y esta predisposición está orientada y alimentada por valores que se implantan en el ser desde pequeño.    La cultura en una sociedad se forja en un núcleo familiar estable, una creencia, una educación y un ambiente donde los estímulos externos se dirijan hacia el bien y no el mal, hacia la compasión y no la violencia, el perdón y no la venganza.    En el mundo siempre han ocurrido estas acciones para todos difíciles de comprender.     Si se analiza las razones de su prevalencia actual, tendremos que comenzar en nuestra cultura, donde la unión familiar y las responsabilidades de esta, son atacadas, inexistente, o delegada a otros.    Vivimos un mundo donde el creer en un Dios, es visto como un atraso del intelecto, donde lo material impera sobre el espíritu y la satisfacción inmediata se alienta desde niño y se mantiene en los adultos.     La conclusión correcta en el ejemplo inicial es que los semáforos son solo una razón externa de no chocar y con esa excusa se pierde la verdadera causa, la responsabilidad del chofer.    Al igual que hay accidentes aunque existan los semáforos, un buen conductor no los necesita.     En el asesinato de ayer de seguro contribuyo un desajuste mental y la existencia de armas, pero el factor principal fue la ausencia de un control de la maldad por el ejecutor.    Aun en casos de enfermedades mentales, donde existe más potencial de violencia, esta refleja a la sociedad imperante.     Nietzsche escribió que los enajenados bailaban solos y otros no, porque solo ellos oían la música.    Esa música alucinada o real es siempre la misma popular del momento.    La violencia de nuestra época se refleja igual en los psicóticos que en los demás.    En el caso de las armas de fuego, estas son solo un instrumento para ejecutar una acción y aunque se debe limitar su fácil acceso, su ausencia no evitaría la violencia del momento, solo cambiaria el método.   

No hay comentarios:

Páginas