19 dic. 2012


¿Quién fue el asesino en serie Adam Lanza?
Por Elsa I. Pardo
Publicado en Libre 12/18/12





El viernes 14 de diciembre se cometió el segundo crimen más sangriento en una escuela en la historia de los Estados Unidos. Se trata de la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut, donde murieron 12 niñas y ocho niños, de seis y siete años, seis mujeres y un herido. Las autoridades señalaron a Adam Lanza de 20 años como el asesino en serie.  Primero asesinó a su madre en su casa, entró a la escuela y en dos salones de clases, asesinó a tiros a los niños y adultos en pocos minutos y después se suicidó. Esta nación tiene un historial de 65 casos registrados desde 1927 de múltiples ataques fatales en diversas escuelas.  En este país y en el mundo, la gente se pregunta, ¿quién es este hombre y por qué  lo hizo?  No es fácil  analizar esta cruenta matanza ni el perfil de un asesino en serie, pero hay similitudes entre ellos.
Por ejemplo, muchos de ellos tuvieron una niñez traumática o quedaron marcados por algún acontecimiento relevante durante su infancia, otros fueron abusados emocional o psicológicamente por sus padres. A los 17 años los padres de Lanza se divorciaron y en ese entonces no tenía un historial criminal. Inicialmente su padre, Peter Lanza vivía con ellos y su hermano Ryan hasta que la pareja se separó en septiembre del 2009. “Era una familia agradable y normal”, dijo una vecina. Adam practicaba deportes y un amigo de la madre comentó que siempre estaba pendiente de sus hijos.
                                                                                                                                                                                                                                                                 
Otros provocan incendios o sienten placer torturando y matando animales. Ya sabemos que se autoflagelaba poniendo sus manos en el fuego. No todo el que haya maltratado animales será un asesino en serie, pero casi todos los asesinos en serie cometieron actos de crueldad con animales y es una señal de alarma. En un estudio de 36 asesinos múltiples convictos llevado a cabo por el FBI, el 46% declararon haber torturado animales durante su adolescencia.
Recientemente se confirmó que 95% de los asesinos capturados presentan traumas en la parte frontal del cerebro, lo que indica un nivel de agresividad mayor que el promedio. La mayoría de estos asesinos tienen un nivel intelectual por encima del normal, tienen creencias extremistas en la religión, unos reniegan de ella y otros dicen ser enviados de Dios. Reflejan un comportamiento relajado ante los demás.  Pueden llegar a percibirse como carismáticos.  Algunos logran pasar un detector de mentiras.  Logran manipular a sus víctimas a través de una representación casi real de simpatía, ya que no pueden sentirla. Lo que los distingue del resto de las personas es que son artistas del terror. Uno de sus amigos comentó que no podía creer que Adam  fuera responsable de tal horror. La conductora de su autobús escolar dijo que “era un buen chico, “muy atento” por lo que no podía entender qué estaba pasando y otro comentó que no era un chico que buscara problemas, ni un antisocial y no creía que pudiera haber algo que lo llevara a atacar.
Hay dos tipos de asesinos,  los organizados y los desorganizados. La mayoría de los asesinos en serie son organizados, al tener un nivel intelectual por encima del promedio, poseen un nivel alto, se sienten superiores a los demás y la mayoría posee una apariencia física normal, atractiva y no son capaces de mantener relaciones afectivas duraderas. Una ex compañera de clases en la secundaria comentó que “era un genio y era muy callado”.
Los asesinos desorganizados son criminales solitarios y sus actos son consecuencia de constantes frustraciones, algunos de ellos tienen un bajo nivel intelectual y padecen de algún desorden mental. Adam tenía el Síndrome de Asperger, un conjunto de condiciones mentales y conductuales que forma parte de los trastornos del espectro de autista .
Los asesinos en serie tienen características psicopáticas en su personalidad.  Según el psicólogo H. Hartmann, se conocen como psicópatas “depredadores” porque no distinguen  el límite entre el bien y el mal, y sin alucinaciones, cometen actos de extrema crueldad.  Esta incapacidad para experimentar sensaciones es semejante a la que le ocurriría a una persona normal frente a la muerte de un insecto.  Otros asesinos presentan personalidades psicóticas y esquizofrénicas. Reflejan sadismo en los asesinatos que cometen y su supuesta “superioridad” frente a los demás.  En su mayoría, las víctimas no guardan relación con el asesino. Normalmente, el asesino escoge víctimas vulnerables. ¡Que en paz descansen las víctimas de esta masacre! 

No hay comentarios:

Páginas