13 nov. 2013

BENJAMIN F. DEYURRE: Los enemigos naturales del Obamacare





BENJAMÍN F. DEYURRE
Cuando el Social Security y el Medicare fueron creados, con ellos surgieron sus enemigos naturales quienes desde un principio se opusieron a su implementación. Entre ellos figuraban la mayoría de compañías de seguros, empresarios medianos y cadenas de franquicias nacionales, hospitales privados, políticos republicanos y hasta ideólogos y pensadores de todas las tendencias. Ahora, con Obamacare, sucede algo parecido. Los enemigos de siempre vuelven a aparecer. A grandes rasgos, estos son los grupos que se oponen a Obamacare, haciendo la salvedad, que aunque son muchos, no son todos en cada caso.
• Los seguros de salud: A simple vista parecería que estos negocios serían los más afectados. Con Obamacare no podrán negar cobertura a pacientes con historias previas, los cuales conforman casi un 50% de la población. Tampoco podrán cobrarles más a las mujeres que a los hombres. Obamacare garantiza que la medicina preventiva, como mamografías y colonoscopías, sean libres de costo. Igualmente prohíbe que las aseguradoras cancelen la póliza a sus pacientes, a menos que sea por fraude comprobado. También las obliga a justificar ante su estado respectivo, si aumentan su tarifa en más del 10%. Finalmente, impide que las aseguradoras limiten los beneficios que los pacientes pueden recibir en el transcurso de su vida, de manera que ya no se podrá decir “los beneficios de su póliza fueron pagados en su totalidad”.
Y es que los seguros de salud, en solo seis años, entre el 2003 y el 2009, aumentaron sus costos en 87%. Desde luego, esto originó que los no asegurados crecieran exponencialmente.
Como toda ley, Obamacare también tiene su excepción: los planes de salud comprados antes del 23 de marzo del 2010 no tienen que cumplir con Obamacare. Estos planes, conocidos como grandfathered, tienen la desventaja que pueden negar cobertura y limitar beneficios si se alcanza el tope de la póliza. Como ventaja tienen, si es un seguro de grupo, que ofrece mayor beneficio a los pacientes que ganaban mejor salario. La nueva ley de salud prohíbe esta práctica.
Todos estos gastos ilimitados y regulaciones que Obamacare impone a las aseguradoras sugieren que el negocio disminuya o cese. Sin embargo, es todo lo contrario. Ahora esas empresas tendrán más actividad, que el Estado compensará apropiadamente. Serán un factor importante en la creación de empleo.
• Los empresarios medianos y cadenas de franquicias nacionales: La ley exige que las empresas con 50 y más empleados a tiempo completo, deberán proveer seguro de salud a sus trabajadores. Estas empresas mayormente prefieren tabular a sus empleados a tiempo parcial, para no tener que cumplir con la ley.
Algunos están de acuerdo y otros no. Por ejemplo, Walmart, el mayor empleador de EEUU, está haciendo lo contrario, o sea, traspasando empleados de part-time a full-time. De esta manera el seguro le saldrá más barato por volumen, además de que evita la alta rotación del personal y el gasto de entrenamiento que esto significa.
Otros, como la cadena de Pizzas Papa John’s, contratan a estrellas de football para promocionar la entrega gratis de dos millones de pizzas, pero se oponen a Obamacare, a pesar que un estudio sugiere que un aumento de solo 4 centavos por pizza será suficiente para sufragar el seguro de sus empleados.

No hay comentarios:

Páginas