8 dic. 2013

Un cruento crimen



Publicado en www.radionovainternacional.com 
y en www.libreonline.com 10/15/13, pag. 4
Por Elsa I. Pardo

Un sangriento crimen a una mujer en Miami le ha dado la vuelta al mundo y la investigación termina con la autopsia y sus escalofriantes detalles. Me refiero al asesinato de Jennifer Alfonso por su esposo Derek Medina, quien  le disparo a quemarropa en la cocina de la casa y después colgó la foto del cadáver en Facebook.
En los Estados Unidos, más de 3 mujeres son asesinadas diariamente por sus esposos o novios. Sin embargo, existe la falsa creencia de que esto es cosa del pasado y que solo existe en otros países. En Estados Unidos donde la situación no es tan espeluznante como en India, Pakistán, África, el Medio Oriente y Latinoamérica, todavía las mujeres son discriminadas, abusadas, acosadas, golpeadas, violadas y hasta asesinadas por sus familiares y esposos. 
La violencia doméstica tiene sus raíces en el patriarcado y como consecuencia el machismo, desde la antigüedad.  Han pasado siglos, prevalece y las estadísticas crecen. Las mujeres sufrimos la violencia doméstica e igual que el suicidio, lo considero  un “hecho social”, es decir, también somos víctimas de la sociedad, del sistema político y económico en que vivimos.  Por ejemplo, en la actualidad y en años recientes, la crisis económica nos ha afectado en todos los sectores de nuestras vidas, específicamente en la violencia domestica. Y actualmente, la mayoría de éstos casos se originan por problemas económicos. Por otro lado, sin darnos cuenta, el sistema nos empuja a continuar en relaciones intolerables, violentas y peligrosas, al extremo que nos hace sentir culpables por las repercusiones sociales y familiares que trae a la sociedad, y por el impacto emocional que recae sobre nuestros hijos. Algunas veces, las victimas tienen el valor de alejarse de estas relaciones tormentosas, pero se ven obligadas a regresar por falta de dinero para continuar y cubrir las necesidades básicas para su familia. Para solucionar el problema social no basta con denunciar los incidentes, sino también crear leyes que protejan a los más vulnerables.
En este país tenemos una amplia red de grupos e instituciones dedicados al tema. En Miami Dade, con más de 3 millones de personas, cuenta con varios grupos que brindan información preventiva, asistencia legal, apoyo sicológico y refugio. Pueden llamar a Safespace al 305 247-4249. Si la persona está en peligro físico inminente, tiene que llamar al 911. Para más información pueden llamar al tel. 1-800-799-7233.

No hay comentarios:

Páginas