13 ago. 2012

JORGE J. GASTON: Salven al Medicaid




Hoy, ante los funestos cambios que se vislumbran debido al enorme déficit presupuestario rebajando beneficios al Medicad afectando a más de 52 millones de personas en todo el país y de ellas a más de dos millones en nuestro estado, tengo que apresurarme a salir en su defensa.
Sus beneficiarios son niños, incapacitados que no pueden trabajar y ancianos de bajos recursos. Solamente mencionar a quienes ayuda, nos obliga a pensar en la importancia del mismo. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el país más poderoso y desarrollado del planeta, tiene, en lógica consecuencia, y para orgullo nuestro, uno de los mejores planes de salud beneficiando a tantos e indirectamente facilitando medios de subsistencia a tantas personas y organizaciones que el programa ofrece.
Para muchos es una cuestión de vida o muerte. Así de simple. Conozco de un caso que, como miles, llegó de Cuba hace años. Enfermó y tuvo que dejar de trabajar. De acuerdo con lo aportado a la seguridad social durante sus duros años de labor, recibe actualmente $1,004.00 mensuales, incluyendo la parte de su esposa. No pueden distraer ni un centavo en nada que no sea los gastos vitales de la diaria subsistencia.
Mi amigo ha tenido que pagar por los lentes de sus últimos espejuelos, pues el plan que tiene de Medicaid dejó de cubrirlos y está luchando por mantener sus dientes a toda costa ya que, desde hace unos años, también fueron eliminados del programa junto con los equipos auditivos. Ahora, por suerte, éstos al menos los cubre el Medicare.
Pero, aún así, gracias al Medicaid, sus dolencias principales (una insuficiencia cardíaca, bronquitis asmática y cáncer prostático), están debidamente cubiertas así como los problemas de salud de su esposa.
Es un hecho que el déficit presupuestario que viene padeciendo el actual gobierno lo ha obligado a recortar gastos Pero, ¿por qué el Medicaid tiene que ser uno de los más afectados? A nivel del estado, las autoridades encargadas de astas cuestiones dicen que para el 2015 o 20, este programa afectará el 60% del presupuesto estatal. Pero,
hay datos que sitúan a nuestro condado como el número uno en toda la nación en total de fraudes al Medicare y al Medicaid. Por otro lado, se ha demostrado que la mayoría de los mismos medicamentos que se ofrecen aquí, cuestan hasta menos de la mitad en otros países.
¿No será hacia esos dos factores, entre otros, donde deben las autoridades
dirigir sus esfuerzos para reducir costos?
Señores congresistas, la reducción en los beneficios del Medicaid causará grandes tragedias a una gran mayoría de personas que durante años no han hecho más que trabajar muy duro, contribuir con sus impuestos a los gastos del gobierno y esperar que sus últimos años de vida puedan transcurrir con la salud suficiente para ver a sus nietos crecer y ser felices.
¡Por favor, señores legisladores, salven al Medicaid!
jgastonsilva@yahoo.com

No hay comentarios:

Páginas