12 ago. 2012

Un inepto en el poder



Por Elsa I. Pardo

Publicado en Cubanuestra.eu


A  través de la historia vemos como los pueblos reeligen a sus gobernantes. No todos, pero muchos mienten, otros prometen y no cumplen, oprimen al pueblo, cometen actos criminales, violan los derechos humanos de los que los eligieron, cometen robos, toman decisiones equivocadas, en fin, no merecen ser reelegidos.  Todos pensamos que así no se puede gobernar un país, que los votantes son inteligentes y van a elegir al  más capacitado. Sin embargo, no es así.  Y es que hay que entender la psicología de la mayoría de los votantes que no sólo toman en cuenta la capacidad de gobernar de los candidatos, sino que a veces votan por un candidato incapaz, inútil o incompetente. Cuando deciden  por quién votar, predominan otros factores irracionales, ilógicos e irrazonables. Votan por simpatía, carisma, o porque les cae bien el o la candidata. No importa que sea un desconocido o alguien que no tenga experiencia política, basta que sea agradable y caiga bien, así votan la mayoría de los votantes.  Lo único que hace falta es que el candidato se postule y capte la atención de un periodista, la radio o la televisión, hable de algún tema que conoce y se convierte en una figura pública, capaz de derrotar al candidato más capacitado. El voto se decide de otro modo, el carisma del candidato, una buena campaña, aspectos culturales y sociales son importantes, pero sobre todo cuenta la emoción, el afecto y no el intelecto. El amor es ciego.


No hay comentarios:

Páginas