17 oct. 2012

Vehículos y celulares

Publicado el 10-17-2012

Cartas al Director



Estimado Sr. Director: 


La negligencia de algunos conductores es la falta de concentración y descuido al manejar. Una conducta negligente, por lo general, constituye un peligro moral, no sólo para quien observa esta conducta, sino para los demás.

Los accidentes de tráfico, debido al uso indebido e irresponsable del teléfono celular, se incrementan día a día, cobrando la vida de personas inocentes y, lo peor, dejando a muchas de éstas, en estado de invalidez o comatoso. 

Una persona que habla por teléfono mientras conduce, está cometiendo una grave irresponsabilidad, ya que se ha comprobado que hablar y conducir simultáneamente, son dos actividades que no se deben realizar porque implican un riesgo mortal. Peor aún cuando envían o reciben mensajes de texto. Aunque duela admitirlo, las personas que hablan por teléfono y manejan al mismo tiempo, se convierten en armas letales, en homicidas en potencia. 

Por mucha experiencia que se tenga, con tan sólo un segundo que se quite la vista de la carretera, bastará para causar una desgracia. Los seres humanos cuando vemos la desventura y la muerte en otras personas, pensamos que eso a nosotros nunca nos sucederá. Gran equivocación, siempre que salimos de nuestras casas estamos expuestos a grandes peligros, y si no tomamos las precauciones necesarias para minimizarlos, las consecuencias pueden ser catastróficas.

José M. Burgos S.

Miami, FL

burgos01@bellsouth.net

No hay comentarios:

Páginas