20 mar. 2013



Mi colaboración publicada en el periódico LIBRE y en LIBREonline, Internet.


      
PATRIA, el periódico de José Martí.
“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”
           Escrito por María Teresa Villaverde Trujillo    Martes, 19 de Marzo de 2013    
Nació el periodico en la Ciudad de Nueva York, en marzo 14, 1892 para servir como vocero de la emigración cubana y como vía eficaz para intensificar la campaña de propaganda a favor de la lucha por la independencia de Cuba y de Puerto Rico..
José Martí fue el fundador y primer director del periódico Patria.  Los textos del Apóstol no solían llevar firma, salvo que fueran documentos del Partido, los cuales suscribía como El Delegado.
Se inició con un nutrido grupo de grandes personalidades. Nicolás Heredia era el subdirector, y como redactores se encontraban Gonzalo de Quesada, Benjamín Guerra, Manuel Sanguily, Rafael Serra, y Sotero Figueroa, tipógrafo y buen escritor puertorriqueño a quien José Martí admiraba profundamente. De vez en cuando aparecerían escritos de Francisco de Paula Coronado, Bonifacio Byrne, Diego Vicente Tejera y otros.
Así es que en una de sus páginas Martí anotó:
“…en PATRIA escribirán el magistrado glorioso de ayer y los jóvenes pujantes de hoy, el taller y el bufete, el comerciante y el historiador, el que prevé los peligros de la república y el que enseña a fabricar las armas con que hemos de ganarla…”
Los viernes se reunía el consejo de redacción del periódico en la oficina que ocupaba Martí en la calle Front, en Manhattan. Declaró una vez Sotero Figueroa que “…Martí, que era de índole dulce y reposada, únicamente se tornnaba severo cuando creía no se le prestaba a Patria todo el empeño que él demostraba, en momentos decisivos, para que no se retrasase…” 
El papel utilizado era de buena calidad para la época. Constaba de cuatro páginas a cuatro columnas y tamaño tabloide; de 54 centímetros de alto por 35 centímetros de ancho.
Inicialmente aparecía cada sábado a un costo de cinco centavos el ejemplar haciéndose anotar en la primera tirada de 500 ejemplares que los productos del periódico se destinan a su mantenimiento. Algunas veces, en ciertos números desde su fundación hasta el año 1897, pequeñas imágenes solían acompañar los escritos.
Fueron los tabaqueros de Tampa y Cayo Hueso e intelectuales cubanos y puertorriqueños que vivían en Nueva York los que contribuyeron a la aparición y sostenimiento del periódico. En el número del sábado 21 aparecía una felicitación de El Porvenir, publicación neoyorquina.
Se distribuía principalmente por correo y para hacerlo llegar a Cuba en varias ocasiones los paquetes del periódico Patria se enviaron envueltos en el diario universal de noticias “La Correspondencia de España” uno de los más reaccionarios que circulaban en La Habana en ese tiempo.  Nadie imaginaría que dentro de aquella publicación de carácter informativo se escondía el periódico de la emigración cubana en Estados Unidos. Esa era la forma de burlar la persecución en que se veía el periódico Patria, prohibido y perseguido por el gobierno español en la Isla.
El 10 de abril de 1895, a punto entonces Martí de embarcar con Máximo Gómez hacia Cuba, escribe a Gonzalo de Quesada y a Benjamín Guerra, encargados de la edición del periódico, expresando:
“(…) Patria ha de ser ahora un periódico especialmente alto y hermoso. Antes, pudimos descuidarlo, o levantarlo a braceadas; ahora no. Ha de ser continuo, sobre las mismas líneas, afirmando con majestad lo contrario de lo que se afirma de nosotros. (…) A lengua sinuosa nos están batiendo: cerrémosles el camino a mejor lengua, la hermosa…”

                                        Obra del pintor Herman Norman. Nueva York, 1891


                         Patria, el periódico del exilio cubano
En la página frontal apareció su artículo  “Nuestras ideas”
"....Nace este periódico, por la voluntad y  con los recursos de los cubanos y puertorriqueños independientes de New York, para  contribuir, sin premura y sin descanso, a la organización de los hombres libres de Cuba y Puerto Rico, en acuerdo con las condiciones y necesidades actuales de las Islas, y su constitución republicana venidera; para mantener la amistad entrañable que une, y debe  unir, a las agrupaciones independientes entre sí, y a los hombres buenos y útiles de  todas las procedencias, que persistan en el sacrificio de la emancipación, o se inicien  sinceramente en él; para explicar y fijar las fuerzas vivas y reales del país, y sus  gérmenes de composición y descomposición, a fin de que el conocimiento de nuestras  deficiencias y errores, y de nuestros peligros, asegure la obra a que no bastaría la fe romántica y desordenada de nuestro patriotismo; y para fomentar y proclamar la virtud  donde quiera que se la encuentre. Para juntar y amar, y para vivir en la pasión de la verdad, nace este periódico…
Primera pagina de PATRIA,  marzo 14 de 1892 
     
 En su primer número apareció las Bases del Partido Revolucionario Cubano, fundado con el objetivo de alcanzar la independencia de Cuba y Puerto Rico; aunque, casi un mes después del nacimiento de Patria es cuando se proclamaría formalmente la constitución del partido.  
Tan cumplidamente realiza su cometido el periódico Patria que sus páginas encierran la historia de ese movimiento revolucionario, singularizado y grandioso, como grande y singular era la figura de quien lo dirigía. Ningún detalle concerniente a la ordenación material y doctrina de la lucha carece de valor, expresado como estuvo por la pluma inmortal de Martí. Y su pensamiento, definición y admoniciones acerca de los deberes del patriota, del político, del gobernante y del guerrero, en una palabra del estadista previsor incomparable aparecían constantemente en los artículos publicados en PATRIA.
Es que si ahora leemos sus pensamientos encontramos que su labor en Patria fue un complemento de lo que tan puntualmente define, más tarde, en el inmortal Manifiesto de Montecristi y en su inconcluso Testamento Político.


  PATRIA, notifica la muerte de José  Martí

Los redactores del periódico vivían la angustia y la incertidumbre de la noticia fatal: la caída en Dos Ríos de José Martí, que aun el 23 de mayo de 1895 no sabían como ofrecer a los lectores del diario porque las noticias llegaban a través de la prensa española.
Sin embargo, Panchito Gómez Toro enviaba un telegrama a Benjamin Guerra desde Montecristi, República Dominicana, desmintiendo la fatal noticia de la pérdida mortal de El Delegado.
Pero ya en junio 17 de 1895 con la seguridad efectiva de su muerte, se publicaba en la tercera página de PATRIA:

Al entrar en prensa el presente número recibimos la cruel certidumbre de que ya no existe el apóstol ejemplar, el maestro querido, el abnegado JOSÉ MARTÍ. PATRIA reverente y atribulada dedicará todo su próximo número a glorificar al patriota, a enaltecer al inmortal.

Así fue que en el ejemplar del día 25 del mismo mes de junio se publicaba la lmagen de José Martí en el centro de la primera página, dedicando el número “Al Maestro”, “A Nuestro Hermano”, apareciendo a su vez el panegírico firmado por el impresor del periódico, el gran amigo del Apóstol, el portorriqueño Sotero Figueroa.
El periódico cerraba su artículo de condolencias con esta frase:
“Martí era la más perfecta encarnación de su Patria, aquella patria móvil de todos los desvelos, meta de todas sus aspiraciones”
Y un periódico en Caracas por su parte declaraba al anunciar la “caída en Dos Ríos”:
“¡Cuánta paciencia! ¡Qué constancia más admirable ¡No es decible lo que tuvo que luchar, los sinsabores y amarguras en los años que empleó en su infatigable propaganda; sufriendo burlas de los indiferentes y convenciéndolos, despreciando el desdén del enemigos día tras día, paso a paso, piedra a piedra construyendo su obra admirable…”
..e igual en el periódico neoyorquino The Sun aparecía una sentimental explicación pública del director Charles A. Dana:
“Su corazón era tan apasionado como lleno de fuego, sus opiniones eran ardientes y llenas de aspiraciones, y murió como hombres de su temple pudieran desear morir, batallando por la libertad y la democracia. De tales hombres no hay muchos en el mundo…”

PATRIA, en sus últimos días.
Después de su caída en combate en la zona de Dos Ríos, Cuba, en mayo de 1895, apareció en el periódico, en la parte inferior del título, la siguiente nota:
   
 “Periódico fundado por José Martí” 
y varias semanas más tarde -el 24 de agosto de 1895- se especificaba: 
Organo Oficial de la Delegación del Partido Revolucionario Cubano. 
                 Periódico fundado por José Martí.
Para el mes de agosto ya Patria había tirado 173 números semanales. Desde algunas semanas antes se había aumentado su precio de venta a 10 centavos y se imprimía bisemanal, al tiempo que se ven obligados a mudar la oficina. En el mes de octubre entra a dirigirlo hasta agosto de 1897 Enrique José Varona, y Sotero Figueroa en cuya imprenta “América” se imprimía PATRIA, deja de colaborar en el periódico martiano.
En total, hasta su cierre definitivo el 31 de diciembre de 1898 Patria había sacado a la luz 522 números, y en este su último ejemplar aparecía “un adiós expresivo y cariñoso a sus lectores…”
Aunque PATRIA -como pasivo instrumento de la guerra inevitable- cerró su puerta ante el futuro de Cuba cual su final artículo “obra terminada” señalaba ...no era cierto que la obra de José Martí había llegado a un final feliz y mucho menos glorioso... porque después de la transición norteamericana que había situado a la isla en un camino sin asperezas, surgió una república saturada de baldías pugnas, conflictos, y opiniones contrapuestas, que nos hicieron llegar al desdichado momento en que un cruel sistema, régimen criticado y no aceptado por el Apóstol, se apoderó del gobierno de la Isla de Cuba en 1959 e implantó en el mes de mayo de 1961 el sistema que Martí advirtió que convertiría al hombre en siervo del Estado....
“...Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él; y en ese sistema socialista dominaría la comunidad al hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo. Y como los funcionarios son seres humanos, y por tanto abusadores, soberbios y ambiciosos, y en esa organización tendrían gran poder, apoyados por todos los que aprovechasen o esperasen aprovechar de los abusos, y por aquellas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, este sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo de los quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad, la autoridad y osadía del genio, y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana....”(José Martí, 1884)
                                                                                                                                          

Marzo 19, 2013


No hay comentarios:

Páginas