15 ago. 2013

Ser cultos para ser libres




Por eso la noticia del cierre de las bibliotecas me apena y me asombra. No creo que el internet pueda desplazar a las bibliotecas. Cuando mis hijos necesitaban un libro para escribir una composición o hacer un proyecto para la escuela, siempre recurrían a las bibliotecas. Lo mismo pasa ahora con mis nietos.

Mucho se ha criticado a Miami diciendo que “aquí no se lee, que somos mal educados y que Miami es la meca de la diversión, de las playas y de las pachangas, pero no de la cultura y del buen gusto y la buena educación”. Poco a poco, hemos cambiado esos conceptos que algunos extranjeros y turistas tienen de nosotros, estrenando espectáculos como la Feria del Libro, las disertaciones sobre la cultura y sobre las obras literarias que son gratuitas y se celebran en librerías o en la Casa Bacardí y son completamente gratis; tenemos bastantes teatros en nuestra ciudad; ferias públicas donde exponen pintores y escultores; tenemos conciertos de música...

Ahora con el cierre y el destartalamiento de algunas bibliotecas vamos a retroceder al tiempo aquel que la gente decía: “En Miami no hay cultura, no hay educación”. “En Miami no se lee”. “Las vacaciones en Miami son de playa, sol y sexo”. ¡Yo estoy segura que nosotros los miamenses no queremos oír esas críticas y comentarios nunca más. 

¡No podemos permitir el cierre de las bibliotecas! ¡Un país culto es un país libre! Nunca terminaremos de leer todos los libros que se han escrito, pero por lo menos, que no nos quiten la oportunidad de leer libros que nos interesan y nos educan.

Martha Pardiño

Miami, FL

gloriaalejandra@bellsouth.net

No hay comentarios:

Páginas