24 nov. 2013

¿Quién escribió “La Cagantina”? 





Es falso que fuera nuestro Apóstol Martí como han manifestado algunos que en realidad son “escribidores de cagantinas”


Por María Argelia Vizcaíno




Existe un rumor para mi falso y malévolo, que lleva varios años dando vueltas en la red cibernética, y que hasta periodistas que les pagan por escribir, lo reflejan en sus panfletos, sin tener constancia de lo que dicen.


Se puede apreciar visitando el enlace http://eldia.es/2012-06-28/criterios/16-Cagantina-godo.htm donde el “escribidor” hace el recuento y hasta copia la modificación del poema original. Se trata de Ramón Moreno en “La Cagantina al Godo”, del 28 de junio de 2012:“…algún español resabiado había escrito una cuarteta absolutamente insultante que decía así: "Estos patriotas cubanos / son animales de cerda, / son todos unos marranos / y más mierda que la mierda". Al ver aquella grave ofensa, todos los jóvenes cubanos se irritaron enormemente, pero Martí, sin perder un ápice la compostura y con la calma y la sangre fría que le caracterizaban, sacó su estilográfica y escribió al lado del grave insulto la siguiente composición "poético-escatológica" con el oportuno título de "La Cagantina", que, pese a sus irreverentes estrofas, reproduzco literalmente: ‘Me cago en Prim y en Topete (dos famosos generales españoles), / en Silveira y Castelar (dos políticos, famosos oradores españoles) / y en todo peninsular / desde Madrid a Albacete. Me cago en doña Isabel, / la reina puta y cabrona, / y en su ministro Carmona / y en don Julio Pimentel (amante de la borbona). Me cago en el Guadalete / y en toda su gente guapa. / Yo me cago hasta en el Papa (que en ese momento era español), / y por cagarme en conjunto / me cago hasta en el punto / que ocupa España en el mapa. Me cago en Roma y Cartago, / en las estrellas y el Sol, / y si Dios fuera español / hasta en Él también me cago".


Los que hemos leído a Martí y amamos su obra, sabemos que no es su estilo de poesía ni la vulgaridad, mucho menos la falta de respeto a Dios. Además, según leí la historia, Martí estuvo en Zaragoza en 1873 y 1874 siendo Papa Pío IX, Giovanni María Mastai-Ferretti (de 1846 a 1878), que no era español, por lo que en ese poema si se “defecan” en el Papa no sería por su gentilicio.


Estoy casi segura que la versión sobre “la cagantina” más acertada es la escrita porErnesto Visconti Elizalde, en el artículo “Memo y el verso procaz”, publicado en El Heraldo de Chihuahua, el 14 de mayo de 2010 (http://www.oem.com.mx/elheraldodechihuahua/notas/n1632892.htm ) donde dice textualmente:

“En otra ocasión surgió una polémica entre el peninsular monarquista Emilio Castelar y el liberal republicano Ignacio Ramírez. Con el tiempo la polémica degeneró en vulgar sátira y Castelar escribió los siguientes versos: ‘Si pública es la mujer, que por puta es conocida, república debe ser... la mujer más prostituida; y siguiendo el parecer de esta lógica absoluta, todo aquél que se reputa de república ser hijo, debe ser a punto fijo... un hijo de la gran puta’. Se dice que "El Nigromante", contestó a esta sátira con otra de carácter escatológico; muy a la usanza de los españoles que de manera común utilizan frases como: ‘Me cago en la leche, o me cago en la ostia’. Y así Ramírez escribe: ‘Ya estoy en tierra española, cagándome en cada cual, desde la princesa real, hasta la humilde Manola. Me cago en Prim y en Topete, en Wyler y en Castelar y en todo peninsular, desde Madrid a Albacete. Me cago en el Guadalete y en toda su gente guapa... y para hacer buen conjunto, ¡yo me cago hasta en el punto que España ocupa en el mapa! Me cago en Roma y Cartago, en las estrellas y el sol, y si tu eres español... ¡recoño, hasta en ti me cago!"


Ignacio Ramírez Calzada, es un escritor y político conocido como “El Nigromante”, impulsor de los derechos sociales y las ideas liberales, natural de San Miguel Allende, Guanajuato, México. “Como polemista, resultó siempre agudo crítico de su tiempo, y por su genio, resultó triunfador al Tribuno Español Emilio Castelar, quien le envió una foto en que reconocía que su elocuencia y talento habían ganado.”  Publicado el 11 de julio de 2013 por Imagen Política de México y del Mundo, en la webwww.imagenpolitica.com/elblog/efemerides/1868-ignacio-ramirez-escritor-y-politico-conocido-como-el-nigromante-impulsor-de-los-derechos-sociales-y-las-ideas-liberales-nace-en-san-miguel-allende-guanajuato-2/


A mi entender Ramírez fue un escritor más irónico que Martí, que cultivó la poesía erótica, y un hispano-fóbico, sin rayar en la falta de respeto (como vemos en la versión alterada), pero igualmente apasionado por la independencia de todos los países.


En el libro “Obras de Ignacio Ramírez. Poesías. Discursos. Artículos históricos”, de Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, publicado en 1889, se lee en “La despañolización” sobre la polémica entre Castelar y Ramírez, en que el primero se considera vencido. En el mismo Ramírez le reclama a Castelar sus letras donde criticaba a los mexicanos que renegaban de España. Conociendo este antecedente, podemos darnos cuenta el sentido del poema que han llamado ‘La Cagantina”, que en el original se nota la lucha entre republicanos demócratas contra los liberales, que nada tiene que ver con nuestro Apóstol José Martí, sólo en la admiración que sentía por él Ramírez Calzada, y que Martí visitó entre los años de 1875 y 1876, obsequiándole un proyecto que databa de 1868 relativo a la emancipación de Cuba, contando con su apoyo para que Martí fuera delegado ante el Congreso Obrero Mexicano.


Como les fascina a algunos denigrar al Maestro, por celos, resentimiento, tirria, resquemor o ignorancia. Nunca los entenderé, como tampoco comprendo el empeño de otros en cambiar la historia. ¿Qué ganan con eso? Por el contrario, son muchos más los que perdemos la confianza en “escribidores de cagantinas”, (que según la definición de la RAE significa “diarrea fuerte y frecuente”).


Mucha culpa tienen aquellos que reproducen y pasan a otros escritos sin reconocer la fuente de donde copiaron y ni el nombre de los autores. Penosamente en el net copian muy seguido los escritos inexactos como éste, que les relato, y sin embargo, aclaraciones como la mía se pierden, porque no se toman en cuenta y no las comparten de la misma manera. No quisiera pensar que lo hacen porque a la mayoría les gusta que le mientan, o burlarse de los demás propagando falacias.

Hasta cuando tendremos que repetir: Por favor, no omita el nombre del autor ni la fuente de dónde fue publicado cualquier escrito que copie y distribuya. Hay que respetar los derechos de los autores, que es respetarnos a nosotros mismos. Gracias.







No hay comentarios:

Páginas