7 dic. 2013

EL NUEVO HERALD
Publicado: Lunes, diciembre 2, 2013
Precios del oro negro


 

Una perforadora de petróleo alza su estructura metálica en Tioga, Dakota del Norte, en esta foto de archivo.
Una perforadora de petróleo alza su estructura metálica en Tioga, Dakota del Norte, en esta foto de archivo.
KAREN BLEIER / AFP/GETTY IMAGES
·         Foto

De todos es sabido que el petróleo es un mineral energético, o sea, un mineral que se utiliza para producir energía, lo mismo que el gas, el carbón y otros. Por lo tanto, estos recursos que se utilizan como combustibles son considerados indispensables para el transporte, la industria, el comercio y los seres humanos en general.
Lo preocupante es que estos recursos de la naturaleza no se pueden reponer y algún día, irremediablemente, se agotarán. ¿Cuándo? Esa es la gran incógnita.
En el mundo actual, el petróleo es la materia prima más utilizada. Si se agotaran estas fuentes de un momento a otro, nos daríamos cuenta del terrible desastre que tendríamos que afrontar.
¿Qué sería del mundo sin servicio de transporte tanto de pasajeros como de carga? ¿Sin aviones, sin autos, sin fábricas, sin calefacción y miles de otras cosas? Todos los países del mundo, especialmente los industrializados, se hundirían en la miseria.
El incremento en los precios del crudo, los cuales afectan el costo de todo, han experimentado unos aumentos inauditos. En 1973 se cotizaba a 3.29 el barril, en 1974 subió a 11.58, es decir, un incremento del 250%. A finales del siglo pasado, su precio se cotizaba aproximadamente a once dólares y en la actualidad, ha llegado a récords históricos al rondar los cien por barril.
Aunque el precio del combustible depende de muchos factores: de la ley de la oferta y la demanda, de conflictos políticos con los países productores, del costo de transporte y, lógicamente del consumo, las petroleras tienen mucha culpa del encarecimiento, pues su ambición no tiene límites.
El extravagante aumento en los precios del oro negro beneficia a pocos y perjudica a muchos.
José M. Burgos S.
Miami

No hay comentarios:

Páginas