2 ene. 2014

RAQUEL REGALADO: Los regalos debajo del arbolito

VOCES DE LA EDUCACION

por RAQUELREGALADO

Esta noche millones de niños esperarán la visita de Santa Claus o Papa Noel. En el Reino Unido y Australia, los niños le dejarán a Santa una cerveza y pasteles de carne, mientras en Suecia y Noruega, los niños le dejan arroz con leche al obispo turco San Nicolás cuya bondad creó la tradición de Santa Claus. Y aunque en Irlanda los chicos le dejarán a Santa leche con pudín de Navidad, en la gran mayoría de los países los niños le dejarán un vaso de leche y galleticas a este ícono de la niñez.
Pero esta Navidad, el sur de la Florida ha hecho noticias nacionales con un anuncio navideño en la I-95 en Miami, el cual ha desatado una necesaria conversación estatal sobre el mercadeo de los cigarrillos electrónicos a los jóvenes.
Los cigarrillos electrónicos, unos dispositivos que funcionan con baterías que simulan los cigarrillos tradicionales con la diferencia que liberan un vapor en lugar de humo, fueron lanzados al mercado internacional como una manera de dejar de fumar. Pero desde su lanzamiento original en 2006, el mercado ha crecido considerablemente y el contenido de los cigarrillos (unas soluciones líquidas conocidas como e-líquido o e-jugo) se están desarrollando en docenas de sabores, desde sabor a chicle hasta la chambelona, y estos líquidos ahora incluyen la mariguana sintética.
Esta variedad de líquidos, fabricantes y uso de los cigarrillos electrónicos ha complicado la aplicación de regulaciones y resultado en varios litigios con el gobierno federal, que todavía no ha establecido ni una regulación para estos dispositivos.  Mientras tanto, porque no hay ninguna información sobre los riesgos del vapor y los líquidos, ni regulaciones sobre los ingredientes, los cigarrillos electrónicos pueden ser comprados y usados por cualquiera, incluyendo los niños.
Recientemente, el Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos informó que el uso de cigarrillos electrónicos entre los estudiantes de secundaria y preparatoria se ha más que duplicado del año 2011 hasta el 2012. De acuerdo con el CDC, se estima que a partir del 2012 más de 1.78 millones de estudiantes de los Estados Unidos han utilizado el producto, un aumento del 100 por ciento en un año.
Pero en el Estado de la Florida, el uso es hasta más prevalente, ya que la CDC reporta que 12.1 por ciento de los estudiantes de secundaria en la Florida han probado los cigarrillos electrónicos en el 2013, comparado con el 6 por ciento en el 2011. Mientras tanto, la Revista Panamericana de Salud Pública señaló el año pasado que el 53 por ciento de los jóvenes que habían oído hablar de los cigarrillos electrónicos pensaba que eran menos dañinos que los cigarrillos convencionales, mientras que casi el 45 por ciento pensaba que los cigarrillos electrónicos podrían ayudarlos a dejar de fumar. Otro estudio reciente encontró que el 50 por ciento de los jóvenes usarían los cigarrillos electrónicos si fuera ofrecido por unos de sus amigos.
Por eso fue tan preocupante ver la imagen de Santa Claus fumando un cigarrillo electrónico con el lema: "Yo no fumo siempre con vapor pero cuando fumo, fumo Vapor Shark". El anuncio le puso la tapa al pomo para muchos que hemos estado demandando que se prohíba el mercadeo y venta de cigarrillos electrónicos a niños y adolescentes. Más insultante aún es que el anuncio copia el mercadeo de los cigarrillos tradicionales, ahora ilegal, que décadas atrás lograron hacer el tabaco popular usando la imagen de Santa Claus.
Por eso, este mes, en la Junta Escolar de Condado Miami Dade, hicimos historia siendo unos de los primeros distritos escolares en la nación en prohibir el uso y la posesión de los cigarrillos electrónicos en nuestras escuelas por nuestros alumnos, maestros y empleados.  También aprobamos una iniciativa para educar a nuestros estudiantes y sus padres sobre los riesgos y mal usos de los cigarrillos electrónicos.
Pero esto es solamente un primer paso y esta Nochebuena les pido que hablan con sus hijos y nietos sobre los riesgos de los cigarrillos electrónicos, y que se aseguren que debajo de su arbolito de Navidad hayan juguetes y regalos que no incluyan cigarrillos electrónicos. Y que un vaso de leche y galleticas le den la bienvenida a Santa Claus.
Miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade.
rregalado@dadeschools.net

No hay comentarios:

Páginas