7 sept. 2014

Asilo a mujeres inmigrantes maltratadas


ASILO A MUJERES INMIGRANTES MALTRATADAS

Publicado en El Nuevo Herald 10/15/14
y en Diario Las Americas 10/8/14



Leyendo las últimas noticias, en un fallo sin precedentes, los Estados Unidos daría asilo a mujeres inmigrantes maltratadas. Guatemala ocupa el tercer lugar a nivel mundial en asesinatos de mujeres. La Junta de Apelaciones de Inmigración decidió que algunas mujeres que llegaron al país huyendo de la violencia doméstica en Guatemala, podrían cubrir los criterios para recibir asilo. El fallo afecta solo a guatemaltecas, pero otros defensores de los inmigrantes afirman que la decisión podría abrir la puerta al asilo a mujeres de otros países. 

Lo primero que viene a mi mente es que la nueva ley daría la oportunidad de asilo a millones de mujeres abusadas en el mundo, víctimas de la violencia doméstica, en medio de una crisis migratoria y una crisis económica en Estados Unidos y en el mundo.  Si bien es cierto que la violencia doméstica es el único crimen que aumenta en la Florida, incluyendo asaltos, robos y asesinatos y en el mundo, ¿sería esta la solución para erradicar este mal social de la faz de la tierra?  ¿Se salvarían muchas víctimas de los posibles asesinatos a nivel mundial?  Sin duda, esto merece una investigación y un profundo  análisis sociológico.

La violencia de género es el flagelo que más ha subsistido en la historia.  Se trata de un problema social de generación tras generación y es responsabilidad de todos erradicarla.  Las mujeres son más vulnerables  a sufrir la violencia de género, no solo dentro de sus hogares, sino también en las ciudades, en donde son objeto de agresiones sexuales, de maltrato moral, de discriminación, marginación y de explotación laboral.  La Organización Mundial de la Salud, en 1998 declaró a la violencia doméstica como una prioridad internacional para los servicios de salud. 

Pienso que es necesario un plan de enfrentamiento integral, combinado con otros profesionales e instituciones a nivel mundial.  Además, con esta epidemia de mujeres abusadas,  a millones de víctimas se les abrirían las puertas en este país y se produciría una explosión demográfica, en momentos de crisis migratoria, económica y de desempleo.  Se multiplicarían los gastos millonarios de educación, asistencia médica para adultos y menores de edad, beneficios para discapacidad para adultos y niños, seguros de salud, servicios de salud mental, programas escolares de alimentos y nutrición, ayuda financiera para becas y prestamos, Social Security, SSI, Medicaid, Medicare, Food Stamps, transporte, viviendas y otros gastos necesarios. Me pregunto, ¿será peor el remedio que la enfermedad? 

Elsa I. Pardo
Miami

No hay comentarios:

Páginas